GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

15/9/2010

DIOS Y EL AMOR

KERIGMA

El amor de Dios es Infinitamente Infinito, expresión que hasta hoy no pude llegar a experimentar.

He vivido muchas veces su 'amor' pero nunca hasta hoy supe cuan infinitamente infinito es su amor. Es tan infinitamente infinito que es para mi como 'persona finita' difícil llegar a abarcar su significado.

Sólo se, que sólo así es capaz de amarnos sin pedirnos nada a cambio.

Sufre por nosotros y por todo lo que nos sucede. Sufre por el despotismo al que nos vemos expuestos. Sufre por el hambre que padecen tantos y tantos. Sufre por la falta de amor que los seres humanos experimentan unos respecto de otros. Sufre por la soledad de niños, ancianos, mujeres, hombres, todos.

Sufre por la exclavitud en la que hemos caído nuevamente. Sufre por la enfermedad que tantos atraviesan sin una mano que acaricie y consuele.

Sufre tanto por nosotros, que quisiera poder estar siempre en nuestros corazones. Cierto es que esta siempre presente, pero no  puede invadirnos  de su "Infinitamente infinito Amor" si nosotros no le abrimos la puerta.

Muchos a la hora del dolor, o  de verlo en el mundo se preguntan: 'si "Dios, el Dios de los cristianos existe, por qué permite que todo esto suceda?"

Él me ha mostrado como nada de lo que ocurre, es su Voluntad, su deseo, ni son pruebas que Él nos envía. Dios me ha mostrado cuanto ama a su criatura "mas amada", el ser humano.

Me ha dicho: "Yo te amo", "Tú eres mi hija bien amada", "Te amo así como eres", "Con toda tu cruz a cuestas", Cruz que llevas, llevándote toda a ti misma contigo. "Así te amo", "sin maquillaje", "tal y como eres".

Mis brazos desean abrazar a todos mis hijos, a todos. En todos quiero vivir. Y con todos quiero estar. Pero las puertas no me abren. Y yo no puedo entrar. No tiene pestillo desde donde se pueda abrir desde fuera.

Sólo puedes abrirme tú. Sólo tú puedes dejarme entrar, y así Yo instalarme en tu corazón. Así  serías mis ojos para mirar con un mirar diferente, serías mis manos para tenderlas al que sufre y correr a abrazarlo, serías mi boca y de ti saldrían las palabras mas dulces de consuelo a todo el que no halla esperanzas y cree que todo lo ha perdido. Serías mi corazón para entregar el tuyo y decir en mi nombre: "Dios, Nuestro Dios, el Que el Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, nos mostró, TE AMA CON LOCURA INFINITA. Serías mis piernas para ir hasta donde está todo aquel que me necesita: en el hospital, en la cárcel, en la calle, en las pensiones, en los hogares de ancianos, en fin: en todo lugar donde falte la Esperanza y la Vida.

Yo te hice para amar, y por amor te cree a "imagen y semejanza", te dí el mayor don: La Libertad de elegir entre Amarme y no hacerlo, entre dejarme entrar en tu vida y no hacerlo, entre aceptar la Vida Nueva o vivir la propia vida. Te dí y te doy la opción de elegir entre amar y ser indiferente. Entre buscarme en los ojos tristes y alegres de tus hermanos o el no hacerlo y seguir de largo.

Y entonces comprendí: yo, tú, elegimos no abrir la puerta. Sin embargo es tan, tan, tan grande su amor y el dolor que le causa sabernos exclavizados, sufrientes, solitarios, enfermos, denigrados por una sociedad cada día mas cruel, que a pesar de saber que una vez mas yo, tu, podemos no abrir la puerta, vuelve a insistir y vuelve a llamar.

Con un dejo muy claro dice: "Soy Tu Padre, el que te creó y te ama, prueba dejarme entrar. No te fallaré, siempre cumplo mis promesas. Abrí las puertas de la muerte eterna a través de Jesús en la Cruz, para abrir las puertas a la Vida Eterna con su Resurrección, para que puedas resucitar con él. Quiero calmar tu sed. Quiero ser el amor que te falta, quiero regalarte la 'libertad' y sacarte de la exclavitud en la que te encuentras, tirando las cadenas que te atan y sofocan. Quiero levantarte de la muerte de una vida mediocre.

Sólo quiero tener la posibilidad de tener contigo, sí contigo, así como conmigo, 'un encuentro'. Padre e hijo. Padre e hija.

Me han hecho mala fama, han dicho de mi que soy Juez y castigo, que envío pruebas y provoco sufrimientos porque soy un Dios celoso, que permito que mueran en guerras que hacen en mi Nombre. Hija, Hijo, esto no es verdad. Es como una palabra mentirosa repetida mil  veces que finalmente llega a convertirse en quienes la escuchan en 'supuesta verdad'.

Cómo podría ser todo eso, si cuando no hay esperanzas, rescato la vida, para dar más Vida; puedo permitir que el cuerpo momentáneamente quede sepultado en la tierra, pero te llevo junto a mi, para que ganes tu alma y luego brilles en la Gloria de mi hijo con todo tu ser.

Yo te amo, creo para ti otros hijos para que sean mis brazos, mi boca, mis manos, mis pies, mi cuerpo que camina junto a ti en la tierra, mientras en ella debas permanecer. No hay en mi 'un amor excluyente'. A todos amo por igual. Al  santo, como al caído. Pero corro en busca del caído, porque no puedo resistir el dolor que me causa, el que no vea que junto a mi será como el ciego que vuelve a ver, el paralítico que vuelve a caminar, el muerto que llega a la vida plena, el desolado que encuentra esperanza.

Muchos todavía no han comprendido las palabras que he dicho, aún cuando mi hijo, las ha explicado muchas veces, todavía no han podido conocerme. Me esquivan, se alejan, dicen no necesitarme.

Pero como puedo dejarte, abandonarte, desear y permitir tu muerte, si lo que es mi mas grande anhelo es poder "abrazarte con un amor infinitamente infinito" que te haga vivir el 'gozo'' mas pleno, el que en el mundo no puedes hallar sino es por el hacer del Espíritu Santo que ha conmovido a muchos corazones y que pueden acercarse a ti.

Te amo hija. Esto me dijo el Espíritu Santo enviado por el Padre y ante la presencia cierta de Jesús Resucitado. Cómo pudiera poder decir con Pablo: yo no vivo ya en mi, sino Cristo vive en mi.

Kerigma, el Primer anuncio. El Amor del Padre que se muestra y convierte. Ya luego no se puede seguir igual, ya luego no se puede caminar igual, ya luego no se puede amar igual. Porque por primera vez se experimenta "Que Dios Nuestro Padre nos Amó Primero, toca nuestro corazón y prende una llama que no se vuelve a apagar"

 Se produce el enamoramiento. Y cómo apartarse entonces de aquél de quién nos hemos enamorado. Se empieza  a producir un cambio. Se experimenta ese "amor infinitamente infinito" del que habló Vicente Pallotti, San Vicente Pallotti. Un hombre que al igual que Pablo se consideraba a si mismo, como el peor entre todos. 

Este es el  DIOS VERDADERO, EL DIOS PADRE DE JESUCRISTO. EL DIOS MISERICORDIOSO, EL QUE AMA Y PERDONA. EL QUE NOS DEVUELVE LA ESPERANZA.

Prueba, tan sólo prueba dejarle entrar. Qué puedes perder? Nada te reclamará, sólo correrá a tu encuentro y habrá una fiesta en el cielo y en toda la tierra.

Pero recuerda: eres tú, así como yo, quienes debemos abrir nuestra puerta.
Si todas las "puertas" se abrieran, se acabaría la 'muerte' y comenzaría 'la  vida plena'.
Si tan sólo abriéramos nuestras puertas...

Kerigma, El Primer Anuncio.
El Encuentro con el Verdadero Amor del Padre, traído por el Hijo, soplado por el Espíritu  Santo. La Vida.

Kerigma, La Palabra por la que todo fue creado: El Amor Vivencial del Padre por el Hijo.

Kerigma. El único mandamiento que Dios Hijo nos trajera del Padre: el Amor infinitamente infinito que se derrama y reparte. No se puede contener y sólo se puede dar a sí mismo.

Kerigma: no es una 'palabra' es la 'vivencia' del Amor más puro jamás experimentado si la puerta no se abre.

Ánimo, que Dios, el Dios de los cristianos, no  reconoce exclusiones ni fronteras, idiomas o lenguas, todo le pertenece, pero nada quiere para sí, más que te dejes amar por él. Tan sólo esto:  dejarnos amar por el Dios de Jesucristo Dios, y por mediación del Espíritu Santo Dios.

Kerigma: El infinitamente Infinito Amor del Padre.
Kerigma: El infinitamente Infinito Amor de Jesús al Padre.
Kerigma: El infinitamente Infinito Amor del Padre por el Hijo, del Hijo por el Padre, que se expresa y manifiesta en Dios Espíritu Santo en toda su creación creadora.

Kerigma: la iniciación a la experiencia vivencial del Amor.

Anímate, abre tu corazón, Él esta a tu puerta y llama.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.