GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

8 nov. 2010

NACER

LA VIRGEN Y JESÚS

Yo  como saben tengo hoy 52 años de vida. Y no los tendría. Mi mamá decidió junto a mi padre y mi familia paterna, que su embarazo siguiera adelante. Ella tan sólo tenía en ese entonces 18 años. Grandes problemas. Mucha soledad. Prácticamente sin estudios y muy malos trabajos. Su vida desde que nació no le fue nada fácil. Por el contrario le tocó vivir mucho de lo que a muchos niños en sus hogares rotos les ha tocado vivir. Mucha pobreza y mucho conocimiento del maltrato. Cuando se enteró de que yo estaba en su vientre, no dudo. El que era su novio en ese entonces y su esposo luego, tampoco. La familia de mi papá toda a trás de ellos dando su apoyo. Mamá me dio el sí que la Virgen le dio a Dios para que obrara en ella su voluntad. Y aquí estoy. Gracias a la decisión de poner mi vida en Manos de Dios me regaló la felicidad de que hoy mi vida le haya encontrado. Primero a Jesús en mi, dentro mío,  a mi alrededor, en mis días, en cada situación que he vivido y vivo.

Encontrarme con el amor de Jesús hizo que me encontrará con el amor de mi madre y hoy le diera UN GRACIAS MAMÁ. Gracias mamá por haber sido valiente. GRACIAS PAPÁ por haber sido valiente. Él apenas tenía 23 años y en aquellos tiempos la vida era muy distinta a la de ahora.  Papá es "ateo" (más se comporta como un cristiano que ama a todos los que sufren y necesitan), Mamá cree haber encontrado a Jesús, sigue buscando, y llegará el momento en que definitivamente ambos se encuentren. También mi papá. Aún cuando esto suceda en el momento de su partida.

Allí estaremos todos frente a la misma fuente de VIDA y todo dolor, enojo, etc. (porque a papá le cuesta mucho haber tenido que enterrar a mi hermano y haber tenido tantas pérdidas físicas de seres tan queridos y cercanos ya desde muy jóven), será resignificado y comprendido porque se irá. Sólo existirá la felicidad. y mi hermano también estará allí para decir: Jesús es la vida y la salvación papá, aquí estoy. Estoy contigo. También su propio hermano el que le seguía en edad unos dos años mayor y que también falleciera como mi hermano de 24 años, su sobrina de 33 años, su hermano el mayor, dos de sus hermanas, su mamá que se fue tan joven después de sufrir y vivir tanto, pero como ella sí había conocido a Cristo supo vivir y entregar esa misma vida a sus hijos.

En fin todos allí estarán diciendo: Sí, Jesús era Verdad y es la Vida. Y Dios existe.  Gracias a sus decisiones guiadas sin saberlo por el Espíritu de Dios que obró en ellos y se dejaron llevar sin resistirlo, es que además de estar viva hoy y  aquí, he tenido dos hermanos, una mujer de grandes valores que mucho me enseña a pesar de ser un año menor, el varón que ya partió de 24 años y que he tenido la dicha de vivirlo antes y que dejará en mi la "experiencia de lo que es la entrega" a pesar de saber que se iba y que él no creía en Dios porque estaba muy enojado, y de vivirlo sabiendo que está plenamente vivo, porque Jesús me permitió que lo experimentara. Que lo viviera ahora.

Me dio la felicidad de una familia compuesta por tíos, tías, primos, primas, abuela, amigos, jefes, compañeros de trabajo y de estudio, estudios, comunidad religiosa, en fin. De que tuviera la oportunidad de experimentar lo que es la maravilla de VIVIR.

Pero a pesar de todo esto, hasta hace apenas unos dos años yo era de las que no sólo no quería tener hijos y de hecho no los tuve, sino, que apoyaba la creencia de que las personas en su "libertad" tenían el derecho a decidir sobre la vida y la muerte. Creía en el "aborto" como en la "eutanasïa".

Sin embargo, mi vivencia personal, mi encuentro con ese JESÚS VIVO Y RESUCITADO, me hizo reflexionar y mirar hacia atrás lo que otros habían hecho conmigo.

Me permitió ver que si mis padres hubieran tomado tal vez el camino que en apariencia y sólo en apariencia es el que se considera el más fácil, o el mejor, o el más cómodo (porque no se dan las circunstancias perfectas), ni yo hubiera experimentado la vida, ni hubiera tenido un mundo maravilloso a mi alrededor (colmado por supuesto como todos los que venimos de una clase muy modesta) de problemas a superar. Y como tantos otros, tambíén haber tenido que atravesar por muchas "muertes" que ya no llamo muertes, sino, tránsitos hacia la VIDA EN PLENITUD, EN JESÚS SEÑOR Y SALVADOR ÚNICO. EN EL AMOR INFINITO DEL PADRE Y DE ÉL.

Ese mirar hacia atrás en mi propia vida, y luego el conocimiento del verdadero momento en que surge la VIDA en el vientre materno, hicieron  que mis convicciones  cayeran. Y mirara ya de otra manera "EL NACER" y su momento, su lugar, su cuando, su tiempo, no importando ya la forma ni la manera en que fuera concebido, ni las problemáticas que se interpusieran, ni los egoísmos de querer llevar una vida en pareja sin hijos porque así se disfruta más, etc.

Lo más curioso es que siempre los niños se me han pegado y me conmueven. Hoy me arrepiento de no haberlos tenido. Pero se que mi vida y las decisiones que tomé y que hoy no volvería a tomar pueden servir a muchos otros a elegir "LA VIDA", "EL QUE NAZCAN" sin condiciones ni expectativas, aún con todos los miedos que pueda producir esta decisión.

Dios Padre, Jesús Nuestro Salvador y el Espíritu Santo pondrán todo lo necesario en nuestro camino si se lo pedimos y nos ponemos definitivamente en SUS MANOS. Dejando que obren, no queriendo hacerlo nosotros. Ni buscando las soluciones por nuestras cabezas. Sino, dejando que su AMOR INFINITO OBRE EN NOSOTROS, EN LOS OTROS, Y EN NUESTRO ENTORNO, para que LA VIDA QUE YA ESTA EN EL VIENTRE LLEGUE A SU PLENITUD.

Nosotros no podríamos seguramente afrontar solos muchas de las decisiones que llevan a las personas a decidir "abortar"o a ejercer ayudar a partir con "dignidad-eutanasia"a los seres que aman cuando los vemos que sufren. Pero si ponemos todo esto en MANOS DE JESÚS Y DEL ESPÍRITU SANTO, sí podremos, porque ya no estamos solos. Su poder, será nuestra fuerza, nuestro hacer, nuestro propio poder.

No voy a entrar en las discusiones de la ciencia, para eso existe mucha literatura y en mi página pronto podrán acceder a ella. Y también a la verdadera "ciencia", la que no teme decir "me equivoqué" que la hay también mucha. Sólo me interesa hoy Dar Gracias por la Vida.

Es por eso que he decidido escribir esta página luego del día de conmemoración de todos los Santos y el de todos los difuntos.

Debía a Dios y por Él a mis padres y mi familia, el AGRADECIMIENTO DESDE LO MAS PROFUNDO DE MI SER DE HABER TENIDO LA VALENTÍA DE HACERME NACER. También asumir el compromiso de ser partícipe de los grupos que ayudan a otras personas a tomar la decisión verdadera, la única, la que sólo devuelve vida. El NO AL ABORTO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.