GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

13 feb. 2011

CANCIONES A DIOS y A LA VIRGEN MARÍA

CANCIONES

GLORIA

GLORIA AL PADRE, en el Cielo,
y en la tierra al hombre paz;
por tu gloria te cantamos,
te cantamos a Ti, oh Señor.

GLORIA, GLORIA Y ALELUIA,
Aleluia al Dios del Amor. (2)

Señor Hijo JESUCRISTO,
Hijo único de Dios,
gloria a ti, que eres Santo,
hacia el Padre nos lleva tu amor.

Gloria al ESPÍRITU SANTO,
que da vida a nuestro obrar;
gracias, mil gracias te damos,
porque Tú nos enseñas a amar.

SOMOS TU PUEBLO REUNIDO

SOMOS TU PUEBLO REUNIDO,
cuya sangre derramada,
como aquella de tu Hijo gritará libertad:

libertad, libertad, oh, oh, oh, libertad;
para el hombre nuevo que de TI nacerá.

Tú nos llamas a la vida como el Sol llama a la Tierra;
la semilla de justicia que sembraste, brotará:

brotará, brotará, oh, oh, oh, brotará;
para el hombre nuevo que de TI nacerá.

Solidario con los hombres que caminan junto a Él,
creará mil hrizontes hacia TÍ en la verdad:

la verdad, la verdad, oh, oh, oh, la verdad,
para el hombre nuevo que de TI nacerá.

PON TU MANO

PON TU MANO en la mano del Señor de Galilea.
Pon tu mano en la mano del Señor, que calma el mar.
Es Jesús el que te va a cuidar noche y día sin cesar.
Pon tu mano en la mano del Señor, que calma el mar.

Pon tus pies en la huella del Señor de Galilea.
Pon tus pies en la huella del  Señor, que calma el mar.
Es Jesús el que te va a cuidar noche y día sin cesar.
Pon tus pies en la huella del Señor, que calma el mar.

En tus labios las palabras del Señor de Galilea.
En tus labios las palabras del Señor, que calma el mar.
Es Jesús el que te va a cuidar noche y día sin cesar.
En tus labios las palabras del Señor que calma el mar.

Pon tu mano en la mano del Señor de Galilea.
Pon tus pies en la huella del Señor que calma el mar.
Es Jesús el que te va a cuidar noche y día sin cesar.
En tus labios las palabras del Señor, que calma el mar.


QUEREMOS SER SEÑOR

QUEREMOS SER SEÑOR servidores de verdad,
testigos de tu amor, instrumentos de tu paz.

Convéncenos, que por tener
un Padre Dios, somos hermanos.
Su Voluntad es que haya paz,
Justicia y Paz, van de la mano.

Enséñanos a perdonar,
para poder ser perdonados.
Recuérdanos por qué tu amor,
quiso morir crucificado.

Ayúdanos a comprender que la misión del bautizado,
es compartir con los demás, su fe en Jesús Resucitado.


¿QUIÉN SERÁ LA MUJER?

¿QUIÉN SERÁ LA MUJER que a tantos inspiró,
poemas bellos de amor?
Le rinden honor la música y la luz,
el mármol, la palabra y el color.
¿Quién será la mujer que el rey y el labrador,
invocan en su dolor, el sabio,
el ignorante, el pobre y el señor,
el santo al igual que el pecador?

María es esa mujer
que desde siempre el Señor se preparó
para nacer como una flor
en el jardín que a Dios enamoró.

 ¿Quién será la mujer radiante como el sol,
vestida de resplandor?
La luna a sus pies, el cielo en derredor,
y ángeles cantándoles su amor.
¿Quién será la mujer humilde que vivió
en su pequeño taller?
Amando sin milagros, viviendo de su fe,
la esposa siempre alegre de José.

TE VENGO A PEDIR

TE VENGO A PEDIR
oh Madre de Dios
que ruegues por mí (2)
a Nuestro Señor.

Te vengo a pedir
por tu intercesión,
amar como Tú,
llevar a Jesús en mi corazón.

Yo quiero crecer (2)
en fe y oración,
yo quiero vivir (2)
la vida de Dios.

ALEGRE LA MAÑANA

ALEGRE LA MAÑANA
que nos hable de TÍ. Alegre la mañana.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu,
salimos de la noche y estrenamos la aurora;
saludamos al gozo de la luz que nos llega
resucitada y resucitadora.

Regresa desde el sueño el hombre a su memoria,
acude a su trabajo, madruga sus dolores;
le confías la tierra y a la tarde la encuentras
rica de pan y amarga de sudores.

Y tú te regocijas, oh Dios, y tú prolongas
en sus pequeñas manos tus manos poderosas.
Y están de cuerpo entero los dos así creando,
los dos así velando por las cosas.

Bendita la mañana que trae la gran noticia
de tu presencia joven en gloria y poderío;
la serena certeza con que el día proclama:
¡que el sepulcro de Cristo está vacío!

LIBERTADOR DE NAZARET

LIBERTADOR DE NAZARET,
ven junto a mí, ven junto a mí.
Libertador de Nazaret,
¿que puedo hacer sin TÍ?

Yo sé que eres camino, que eres la vida y la verdad.
Yo sé que el que te sigue sabe adónde va.
Quiero vivir tu vida, seguir tus huellas, tener tu luz.
Quiero beber tu cáliz, quiero llevar tu cruz.

Quiero encender mi fuego, alumbrar mi vida y seguirte a TÍ.
Quiero escucharte siempre, quiero luchar por TÍ.
Para ser hombre nuevo te necesito, Libertador,
no puedo estar sin rumbo, no puedo estar sin Dios.

ESTOY PENSANDO EN DIOS

ESTOY PENSANDO EN DIOS,
estoy pensando en su amor.

Olvida el hombre a su Señor y poco a poco se desvía,
y entre angustia y cobardía va perdiendo el amor.
Dios le habla como amigo, huye el hombre de su voz.

Yo siento angustia cuando veo que después de dos mil años,
y entre tantos desengaños, pocos viven por amor.
Muchos hablan de esperanza, mas se alejan del Señor.

Todo podría ser mejor si mi pueblo procurase
caminar sin alejarse del camino del Señor.
Pero el hombre no hace suyos los senderos del amor.

Todo podría ir mejor si en fervor y alegría,
fuesen las madres, María, y los padres, San José,
y sus hijos imitasen a Jesús de Nazaret.

2 comentarios:

  1. Mucha belleza y espiritualidad en tus palabras, seguire visitandote con tu permiso. Me ha gustado mucho.Muchas bendiciones para ti

    ResponderEliminar
  2. Gracias Darwin Bruo por tus bellas palabras.
    Te las agradezco en nombre de Ediciones Dehonianas de Uruguay, del Cancionero: Cantemos Hermanos que utilizamos en Uruguay para celebrar a Dios en la Eucaristía. De allí las tomé para publicarlas. Es bueno cantar a Dios, es bueno reconcer que es Él el que nos da la Vida y la Vida Nueva.
    Gracias y que Dios te bendiga abundantemente.
    Si quieres publicar algo de tu autoría o de alguien más, sobre cualquiera de los temas que trata esta págiina o sobre el que desees expresar, bienvenido, puedes hacerlo a través de este medio. O bien a través de mi e-mail, y yo lo publico con tu nombre.

    ResponderEliminar

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.