GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

27 mar. 2011

CUARESMA Y NOSOTROS

CUARESMA Y NOSOTROS

Voy a comenzar esta reflexión en voz alta con un "Mensaje del P.Bernardo Godbarsern" que dice así: COMENZAR DE NUEVO"

"En estos días nos llegaron noticias conmovedoras. Pueblos que se levantaron para buscar la libertad y la democracia. El Terremoto y el tsunami que dejaron zonas devastadas, sin contar los muertos y familias que quedaron sin nada. Olas de violencia en nuestro país que siembran miedo y pánico. Si las cosas no marchan bien, no todo es culpa de la naturaleza, si no del "Hombre". El mal nos rodea, y el mal causado por los hombres, los cristianos le llamamos "Pecado". Mucha gente borró esta palabra de sus vidas, pues ya no saben distinguir entre el bien y el mal. Y todos sentimos las consecuencias. ¿Qué hacemos frente a esta situación? Muchos reclamos (más policías y leyes más claras, para sacarse de encima a los "delincuentes". No creo que eso sirva para mucho, porque no cambia la mentalidad de los "involucrados. Falta formación, educación y principalmente una educación en la Fe. Se nota la falta de fe y una vida sin Dios. Los dioses del tener, del poder y del placer reinan en nuestra sociedad y lo peor es que nosotros los hemos fabricado. Muchos son esclavos del consumo, del prestigio, del placer, de las ambiciones. Lo vemos en nuestras propias familias y en todos los ambientes, hasta la Iglesia se ve afectada. Hay que tener coraje para frenar este proceso de deshumanización. El hombre vale por su ser y no por el tener. Volver a las fuentes de la vida, es el sentido que los cristianos damos al tiempo de la "Cuaresma". La preparación para la Pascua. Es tiempo de reflexión sobres su propia vida. Es tiempo de conversión para volver a Dios y encontrarse así mismo. Es tiempo de reeceder su fe, que está cubierta por las cenizas de la indiferencia y de la mediocridad. Es tiempo de comenzar una vida nueva con Jesucristo que es nuestro " Unico Salvador". La fe es una fuerza poderosa que puede cambiar tu vida y transformar la sociedad. Todos anhelamos vivir mejor. Lo podemos lograr, pero no solos, sino en comunidad. Y con Dios que está con nosotros. ¡Anímate y acercate a nuestra comunidad parroquial! Te esperamos con brazos abiertos."

Estas palabras me han llevado a reflexionar sobre mi vida y quizás también la tuya. Pero quiero también compartir parte de las palabras del Espíritu Santo de hoy durante la Homilía de la Misa de 9 A.M. El P.Joselo Gulpio nos decía que en la primera Lectura donde Jesús le habla a la Samaritana y le pide le de agua para calmar su sed, nos encontramos con dos "sed" diferentes. Una, la de la samaritana que es una mujer que llega a buscar agua al pozo y se encuentra con Jesús (sin saber quién es él, más que que era un judío) para apagar su "propia sed" y la otra: La Sed de Jesús. Y que esa Sed de Jesús es muy diferente a la sed que representa la "sed en la samaritana"; mientras que en ella la sed es puramente material (como la nuestra), la "SED DE JESÚS", es diferente. Es LA SED DE NUESTROS CORAZONES ENTREGADOS A SU AMOR, ES LA SED QUE BUSCA CALMAR NUESTRA SED. Es la SED que anhela colmar nuestras vidas con la felicidad. Pero no con la felicidad efímera que nos da lo material, los afectos terrenales por muy valiosos que sean pero que hoy están y pueden no estar. No es la felicidad del conocimiento adquirido o de cualquier otra cosa donde hayamos puesto nuestra búsqueda de "felicidad" pero que sin embargo nos deja un hueco profundo el alma y que permanece haciéndonos sentir "inquietos hasta que nuestra alma no descansa en tí"(según dijera San Agustín). Es la felicidad de lo trascendente. Aquella que sólo JESÚS puede dar, porque da LA VIDA PLENA. Esa es la Sed de Jesús. Y la manifiesta siendo Él el que la pide a la samaritana. Jesús entonces en ese pasaje nos la está pidiendo a nosotros. Nos pide que le abramos nuestros corazones y nos dejemos amar por El Amor infinito del Padre que Él, Jesús, nos brinda desde el mismo momento en que tomó carne y luego entrego su vida en la cruz.

Entre ambos, sentí y tal vez lo puedas sentir tú, que en esta CUARESMA se juega "NUESTRA VIDA" y que tenemos la inmensa dicha de poder hacer ese "giro", "ese cambio" que nos transforme y nos colme de esa felicidad trascendente, permanente, verdadera, y sobre todo eterna.

Por supuesto, el cambio debe comenzar por mi, debe comenzar por tí. Y es posible, es real, mi vida es un testimonio de ello. Pero porque no lo hice sola. La presencia de Jesús a través del Espíritu Santo en su Iglesia, en su Palabra, en su Eucaristía, en el sacramento de la reconciliación, en la confirmación, en el bautismo, en la pertenencia a una Comunidad Parroquial donde ir, participar, aprender, escuchar, decir, poder en definitiva profundizar en mi fe, en tu fe, hicieron posible que mi vida, a pesar de muchos dolores y padecimientos, sintiera la "gracia"de experimentar esa trascendencia. Esa sed que poco a poco con mi participación Jesús va completando y satisfaciendo.

Y como dice el P. Bernardo Godbarsen, está en nosotros, no solos, con Dios y en Comunidad.

Esta Cuaresma ha hecho en mi, una profunda modificación en la visión del Dios Verdadero, de como poder satisfacer mi necesidad de Amor Verdadero, de poder luego de recibirlo, transmitir a mis hermanos todos (amigos, a los que me quieren como a los que no también), a mi familia. Aprender a compartir ese Amor de Jesús con Mayúscula  con todo lo más que Dios con mis falencias, errores, infidelidades a Él, dificultades para superar traumas, etc., me hace experimentar día a día. Mi vida sin su Amor, hoy no tendría sentido alguno.

Y hermano mío, hermana mía, si sientes que hay algo en tí o mucho o poco, que a pesar de todo no puedes superar, vé, en el encuentro con Cristo en el sacramento de reconciliación, hablando con Él cara a cara a través de la persona del sacerdote que estará frente a tí, encontrarás paz. Esa paz que necesita tu alma para seguir adelante, confiando, teniendo la certeza que nos brinda su Amor de que todo con Él y en Él y a través de Él es POSIBLE!.

Y cómo me dijera hoy el padre Joselo en mi acto de reconciliación con Dios que mi alma necesitaba, si hay un gran dolor que todavía no puede permitir "perdonar", entrégaselo en ese momento a Cristo y siente que estás viviendo y compartiendo con Él la Cruz. Y que ésto permitirá que puedas entregar consuelo y ayuda a otros hermanos comenzando por tí misma, por tí mismo. Si no lo vives, tampoco lo puedes comprender y por tanto tampoco acompañar a quién también lo necesite.

Vive profundamente esta Cuaresma, acércate a la Iglesia, Capilla, Parroquia. No olvides que nosotros somos también quienes la formamos y también por nosotros, El Espíritu Santo la modifica en todo aquéllo que es necesario cambiarla. En ello también nuestra responsabilidad. Cristo quiere una determinada Iglesia y su Espíritu Santo sopla en ella a través de todos los seres humanos que nos unimos a ella. Sin tí, sin mi, no puede haber una Iglesia de Cristo. Búscala, encuetra tu lugar en ella, participa, pero vé en ella lo trascendente: EL AMOR INMENSO DE CRISTO Y DE SU PADRE, Y AL ESPÍRITU SANTO REGALÁNDONOSLO. No te quedes con las miserias humanas que todos tenemos y que también las hay en la Iglesia, porque también las hay en cada uno de nosotros: la hay en mi y la hay en tí. Y si tú todavía no has podido modificar actitudes, acciones o falta de ellas, responder con verdad y con integridad en toda oportunidad porque eres humana, humano, piensa que la Iglesia la formamos todos, tú y yo y que quienes son los encargados de transmitirnos a Cristo, también son humanos y tienen sus tiempos y dificultades de comprensión del mismo pedido que Cristo nos hace a todos. Ve lo trascendente en ella, ve a CRISTO QUE SIENDO JESÚS, EL VERBO QUISO TOMAR CARNE Y VIVIR ENTRE NOSOTROS, COMO UNO MAS, PARA LUEGO ENTREGARNOS EN SU INFINITO AMOR, SU VIDA: LA VIDA PLENA, LA FELICIDAD ETERNA. TRASCEDENTE.

Verás como esa sed que tienes encuentra en Él el pozo de agua viva que la calmara totalmente.
Paso a paso.

Que Dios nos bendiga con su Espírtu Santo para que todos podamos profundizar en la fe que nos devuelve la VIDA. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.