GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

15 mar. 2011

LA VIDA Y JAPON

LA VIDA Y JAPÓN

"CRISTO NOS DA LA LIBERTAD, Cristo nos da la salvación, Cristo nos da la esperanza, Cristo nos da el amor."

Cuando luche por la paz y la verdad, la encontraré;
cuando cargue con la cruz de los demás, me salvaré.
Dame, Señor, tu palabra, oye Señor, mi oración.
Cuando sepa perdonar de corazón, tendré perdón;
cuando siga los caminos del amor veré al Señor.
Dame, Señor, tu palabra, oye Señor, mi oración.
Cuando siembre la alegría y la amistad, vendrá el amor;
cuando viva en comunión con los demás, seré de Dios.
Dame, Señor, tu palabra, oye Señor, mi oración.

CRISTO NOS DA LA LIBERTAD, Cristo nos da la salvación, Cristo nos da la esperanza, Cristo nos da el amor."

Reflexionando en voz alta luego de los acontecimientos vividos hoy en Japón, y me refiero a hoy cuando digo a los últimos acontecimientos por los que este amado pueblo hermano está atravesando, me surge un sentimiento más que un pensamiento: " ¿Qué tan lejos de Tí Señor nos encontramos? ....

Se escucha por todos lados, la responsabilidad de la "naturaleza" frente a los acontecimientos que vivimos, como para hablar de una situación que no sólo es un imponderable apenas medible, sino, que además nos retira la responsabilidad frente a los sucesos.

Es cierto, la Naturaleza tiene sus "Leyes y sus Respuestas" frente a cómo la hemos estado administrando o bien cómo la hemos estado saturando.

Ella reacciona. Y la humanidad se ha convertido en muchos aspectos como las células del cáncer que han ido creciendo y expandiéndose sobre toda ella. No logramos asumir la responsabilidad de nuestros actos frente a la "respuesta de la naturaleza". Pero ella se manifiesta porque está plenamente viva y sufre las consecuencias de nuestro accionar.

Hoy todas las miradas se dirigen a Japón, un pueblo que tiene una conducta increíble frente a los sucesos terribles por los que está viviendo. Pero no nos dirigimos por estos motivos, sino, por lo que "las plantas de energía nuclear" puedan suscitar al mundo si se produjera la peor situación dable.

Nos preguntamos hoy si la energía nuclear debe o no continuar adelante. Frente a este planteo surgen dos posturas: las unas dicen que negar la energía nuclear como forma de crear una fuente de energía eléctrica que tiene sólo dos problemas a tener en cuenta: uno su seguridad y el otro si se debe o no permitir que se instalen en sitios altamente riesgosos; las otras que esta energía es en un punto incontrolable y pudiera ser devastadora.

Quienes defienden la postura de la utilización de la energía nuclear dicen que es cómo querer suprimir el transporte aéreo por lo que una caída de un avión produce en un momento, y seguir en el transporte por tierra o barco.

En realidad la energía nuclear no sólo tiene que ver con las formas más altamente tecnológicas de seguridad que se le pudieran implementar y los lugares donde instalarlas. A diferencia del transporte aérero, las plantas nucleares deben además pensar dónde se deberán evacuar y luego impedir las fugas que pudieran producir las grandes piscinas que contendrán los desechos que de ellas emanan.

La energía nuclear suele disponer sus desechos radiactivos en unas especies de piscinas (que en el último tiempo se encuentran en zonas como los grandes desiertos de Argentina por ejemplo, también en otros países). Estas piscinas tienen ciertas condiciones de seguridad para proteger el exterior de su contaminación. Lo que no se puede predecir es cuanto tiempo en realidad dura esta supuesta seguridad, y menos aún, una vez creadas, si las mismas tienen la constancia de la supervisión necesaria, así como el mantenimiento que deben tener.

Pero además debemos sumar varias circunstancias de las que al dar la información los medios masivos y los científicos no hablan: es el impacto que produce en la saturación de ciertos gases en la atmósfera una o varias explosiones nucleares.

Hoy nadie está hablando claro acerca del tema. Se acalla la verdadera información. Tenemos que sumar a esto el hecho de que también existen lugares de depósito de desechos de armas nucleares, que están llegando a su tiempo límite de seguridad y que en muchos casos ya los ha superado. No tenemos información acerca de que sucede en estos lugares. Estos desechos tienen efectos radiactivos que se suman a los efectos radioactivos de los desechos de las plantas nucleares, de las situaciones críticas vividas ya en varias oportunidades y que comenzara si se puede dar un plazo con las bombas de Hiroshima y Nagasaki, siguiendo con lo acontecido en La ex- URSS en la Planta de Chernobil, en la Planta de San Francisco en Estados Unidos y en otras de menor medida y gravedad. Hay información acerca de que esta saturación de esta radioactividad en la atmósfera podría generar una reacción en cadena de todas las plantas nucleares si llegara a producirse. Frente a esto, se dice: esto es ser "amarillista", "alarmante", "esto es imposible que suceda por el control que se ejerce sobre la manipulación de la energía nuclear.

El hombre ya ha demostrado que su inoperancia y su poder avasallante sobre la naturaleza, la ido dañando sistemáticamente.

Hay también opiniones de científicos, geológos y otros especialistas que dicen que estos acontecimientos de la expresión eruptiva y voraz de la naturaleza ha existido desde el principio de la creación de la tierra. Esto es posible, pero la realidad es que por mucho que sean acontecimientos que ya se hayan visto antes y que ha llevado a la destrucción no sólo de especies, sino, también de mucha vida humana, hoy, nos hemos convertido en "ACELERADORES DE ESE PROCESO" . Sin embargo, de un lado y del otro no nos responsabilizamos de nuestro accionar en lo que nos ha sido dado para "administrar a favor de la vida".

La inmensa mayoría de nosotros, en cualquier país, con más o menor instrucción, no tenemos ni la menor idea de lo que está sucediendo hoy en Japón, pero tampoco respecto de todo el daño que las decisiones de nuestro supuesto "bienestar" está generando en la vida de la naturaleza y por ende en la nuestra a corto, mediano y largo plazo.

En mi reflexión a raíz de ese sentimiento de "la distancia que estamos teniendo respecto de la vida que Dios nos regala" me pregunto ¿No nos estará pidiendo Dios hacer un alto, valorar la vida, comenzar a reflexionar en nuestras verdaderas necesidades, tomar medidas frente a nuestros cada día más grandes supuestas necesidades de comodidad y de supuesto bienestar?

Estamos entrando en plena CUARESMA, tiempo de poder poner en perspectiva nuestra relación con Dios y con todo cuanto nos ha dado en administración, en custodia por su infinito amor.

Estos acontecimientos últimos que no sólo afectan a Japón, que también afectan a otros lugares en el mundo, luego de los primeros efectos que nos causan y que son motivo de "venta de raiting" en los medios masivos de comunicación, dejan de ser noticia evidente y también dejan de ser importantes en nuestros corazones.

¿Qué nos puede llevar a reflexionar en este tiempo de grandes posibilidades que Dios nos regala a todos los cristianos durante la CUARESMA y antes de la llegada del tiempo de PASCUA y posteriormente de PENTECOSTÉS?

A mi me surge ver en mi "el grado de irresponsabilidad frente al gran compromiso que tengo frente a todo cuanto ocurre a mi alrededor". Y pienso que así como a mí, creo que esto nos sucede a muchos. Claro que no a todos. Pero la indiferencia, la falta de consideración, de solidaridad y de expresiones de amor por todo aquéllo que nos fue dado y que nos convoca frente a otros que son nuestros hermanos, es una evidencia diaria en nuestras vidas. No puedo no verme involucrada ya que también yo en infinidad de momentos dejo rápidamente de hacer y rápidamente me acomodo a los siguientes acontecimientos. En dónde primero están mis propias necesidades, que las que nos involucran a todos.

Quiero aprovechar esta vivencia tan difícil y dura que hoy atraviesa Japón y que involucra mucho de todo lo que vengo expresando para poder en este PROCESO DE CUARESMA ponernos en la senda de DIOS. Que nos lleve a los cristianos, a los creyentes en Cristo y a la humanidad toda a que nos detengamos en ese caminar, e iniciemos ese caminar en el PROCESO DE CUARESMA.

Si reflexionamos todas las lecturas y la Proclamación de la Palabra también desde los distintos Evangelios durante este tiempo, Cristo, nos quiere enseñar a caminar desde un lugar distinto.

Nos muestra como el "poder, la comodidad, la falta de solidaridad, la falta de amor en definitiva" nos ubica fuera del camino que Él nos ha venido a trazar para llegar a la Plena Felicidad.

Hoy la "comodidad, la alta tecnología (que supuestamente prestarían a la humanidad mejoras efectivas en sus vidas), la avaricia, la necesidad de cada día tener más y más de cosas que no necesitamos, el poder que ejercen los grandes poderes económicos así como los pequeños, nuestra falta de compromiso con la vida propia y de nuestro prójimo, el relativismo frente a todo lo que sucede, la falsa información con la que nos conformamos, la carencia de discernimiento de los sucesos globales y no sólo particulares, la traición, el engaño, la mentira, la deslealtad y la falta total de respeto hacia lo creado, nos llevan fuera de la VIDA y nos sujetan a la MUERTE.

La ciencia, la falsa ciencia, y los medios masivos de comunicación falsos y cómplices de los grandes poderes, quieren hacernos creer que éstos fenómenos vividos en Japón son sólo consecuencia de "movimientos naturales y expresión normal de la propia naturaleza", pero no dicen del grado de responsabilidad que como "administradores de esa naturaleza" tenemos frente a lo acontecido.

¿Es una gran tragedia?, ¡Sí!

Tanto la vivida en Japón hoy que abarca todo lo que nos creemos la humanidad casi en su totalidad es una gran tragedia, cómo todo lo vivido en nuestras vidas que si la trasladamos solemos pasar por situaciones desvastadoras pero que no logran "frenar nuestro paso" y detenernos a "reflexionar y medir las consecuencias de nuestro equivocado caminar".

Entonces que hacer en esta CUARESMA QUE NOS OFRECE DIOS: Detenernos y afianzarnos como hijos de Dios con una gran responsabilidad, acrecentar el MENSAJE PRIMERO, LLEVAR ADELANTE TANTO EN PALABRA, COMO EN NUESTRAS VIDAS LO QUE JESÚS NOS ENSEÑA TRAS LAS IMÁGENES BIBLÍCAS EN EL EVANGELIO.

Para ello, nos exige, Sí, nos exige un "COMPROMISO", tomar una posición. Ser o no Hijos de Dios y Actuar como tales.

Salir de la "muerte" para paulatinamente y mediante el Espíritu Santo actuando en nuestras vidas, ir asumiendo la responsabilidad de asumirnos definitivamente "Cristianos".

Decirse Cristinos, no es serlo.
Vivir a Cristo, es caminar en el sendero por Él enseñado para convertirnos en el verdadero "Pueblo de Dios". Y a ese llamado estamos invitados TODOS.
No hay diferencias entre unos y otros.
Dios Padre por Intermedio de Jesús (Cristo), y su accionar en el Espíritu Santo nos convoca a la humanidad toda.

Por eso el título de esta carta: LA VIDA Y JAPÓN.

O vamos hacia la VIDA, o vamos a todo aquéllo que la evita.

¡Que nuestro Señor Jesucristo nos bendiga a todos con su abundante amor y nuestros corazones se abran a recibirlo!

¡Nuestro Señor Jesucristo SIEMPRE ESTÁ!
¡Nuestro Señor Jesucristo SIEMPRE NOS AGUARDA CON LOS BRAZOS ABIERTOS!

¡La esperanza en el AMOR DE DIOS PADRE, es lo que puede mantenernos con V IDA!
¡Hermanos no nos dejemos arrastrar por lo que las noticias y el mundo nos quiere vender,
DIOS SÍ EXISTE!
Confía en ÉL.
Aguarda en ÉL.
Sumérgete en ÉL.
Aprende a mirar como Él.
Aprende a recibir su AMOR y a Amar como Él nos pide.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.