GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

9 jul. 2011

LA CREACIÓN DEL HOMBRE

LA HUMANIDAD

Me he dispuesto a escribir sobre este tema, dado que he escuchado decir incluso a algún sacerdote, que la humanidad pertenece al "Reino Animal".

Sinceramente creía que esta discusión era un tema concluido y que era superado. Lamentablemente debo decir que aún seguimos creyendo que la Teoría darwiniana mantiene su aparente supremacía.

Escuchemos LA PALABRA DE DIOS: Génesis 1, 20 a 31 " Dijo Dios: "Bullan las aguas de animales vivientes, y aves revoloteen sobre la tierra frente al firmamento celeste." Creó Dios los grandes monstruos marinos y todo animal viviente que repta y que hacen bullir las aguas según sus especies, y todas las aves aladas según sus especies; y vio Dios que estaba bien; Dios los bendijo diciendo: "Sed fecundos, multiplicaos y henchid las aguas de los mares; y que las aves crezcan en la tierra." Atardeció y amaneció: día quinto.
Dijo Dios: "Produzca la tierra animales vivientes según su especie: bestias, reptiles y alimañas terrestres según su especie." Y así fue. Hizo Dios las alimañas terrestres según su especie, las bestias según su especie y los reptiles del suelo según su especie: y vio Dios que estaba bien.
Dijo Dios: "Hagamos  al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra; que manden en los peces del mar y en las aves del cielo, en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todos los reptiles que reptan por la tierra.
Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya
macho y hembra los creó.
Después los bendijo Dios con estas palabras: "Sed fecundos y multiplicaos, henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves del cielo y en todo animal que repta sobre la tierra.
Dijo Dios: "Ved que os he dado toda hierba de semilla que existe sobre la faz de toda la tierra, así como todo árbol que lleva fruto de semilla. Todo ello os servirá de alimento.
"A todos los animales terrestres, a todas las aves del cielo y a todos los reptiles de la tierra, a todo ser animado de vida, les doy la hierba verde como alimento."
Y así fue. Vio Dios cuanto había hecho, y todo estaba muy bien. Atardeció y amaneció: día sexto.
Segunda Lectura del Génesis
Génesis 2, vs.4 a11- 18 a 23
Cuando Yahvé Dios hizo la tierra y el cielo, no había aún en la tierra arbusto alguno del campo, y ninguna hierba del campo había germinado todavía, pues Yahvé Dios no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre que labrara el suelo. Pero un manantial brotaba de la tierra y regaba toda la superficie del suelo. Entonces Yahvé Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente.
Luego plantó Yahvé Dios un jardín en Edén, al oriente, donde colocó al hombre que había formado. Yahvé Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer; y en medio del jardín, el árbol del bien y del mal. De Edén salía un río que regaba el jardín, y desde allí se repartía en cuatro brazos. (vs.4 a 11 )
Se dijo luego Yahvé Dios: "No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada." Y Yahvé Dios formó del suelo todos los animales del campo y todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba, y para que cada ser viviente tuviese el nombre que el hombre le diera. El hombre puso nombres a todos los ganados, a las aves del cielo y a  todos los animales del campo, mas para el hombre no encontró una ayuda adecuada. Entonces Yahvé Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, que se durmió. Le quitó una de las costillas y  rellenó el vacío con carne. De la costilla que Yahvé Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces éste exclamó: "Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne.
Ésta será llamada mujer." (vs.18-23)
Nueva Biblia de Jerusalén (Revisada y Aumentada) Desclée De Brouwer 1998
Ambos relatos obviamente no pueden ser tomados ni textualmente, ni literariamente. En ambos los escritores inspirados en el Espíritu Santo, intentan explicar el origen de la creación, atribuyendo a Dios toda la obra existente; entre ella, nosotros los humanos, a través de una forma literaria con muchas imágenes que muestran el proceso de la creación. La numerología existente, día primero, segundo, tercero y así hasta el día séptimo tiene muchos sentidos simbólicos: entre ellos el del 7, la plenitud de la obra acabada. Un número que rige en muchos sentidos la vida de la creación. Pero no quiero detenerme en lo soteriológico de la numerología que aquí aparece, sino más bien, en el para qué se expresa de esta manera quién así quiere explicar el surgimiento de la Creación en manos de Dios y su proceso de creación y evolución.
Dice el primer texto: que Dios crea a los animales y al hombre en el sexto día. Pero sin embargo, cuando crea al hombre dice: Dijo Dios: "Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra." y luego vuelve sobre el tema diciendo: ...Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó...."
En el segundo texto:  
Se dijo luego Yahvé Dios: "No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada." Y Yahvé Dios formó del suelo todos los animales del campo y todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba, y para que cada ser viviente tuviese ante el nombre que el hombre le diera. El hombre puso nombres a todos los ganados, a las aves del cielo y a y todos los animales del campo, mas para el hombre no encontró una ayuda adecuada. Entonces Yahvé Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, que se durmió. Le quitó una de las costillas y rellenó el vacío con carne. De la costilla que Yahvé Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces éste exclamó: "Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne.
Ésta será llamada mujer." (vs.18-23)
Si bien el proceso de la creación ni fue llevado adelante por Dios en 7 días, ni tampoco todo lo creado dejó de sufrir una evolución; si queda claro en la intención de ambos escritores: que la especie humana no pertenece a la especie animal.

No es mi intención denostar a la especie animal, la amo profundamente y le agradezco además toda su donación que hacen a nuestras vidas. Sé también que en ellos existe la capacidad de amar, de lealtad, de entrega. Así como existe en el hombre.

La gran diferencia entre hombre y animal, ambos criaturas de Dios, ambos producto de su amor, es que en el , Dios le confiere el hecho de crearlo a su imagen y semejanza.
Y preguntándonos¿cuál es esa imagen y semejanza que nos hace diferentes especies creadas?, me surge pensar que es la capacidad que Dios le confirió al hombre de la búsqueda de su propia autotrascendencia. De esa conciencia de sí, que le permite querer trascender lo que es en materia e ir en búsqueda de lo que lo hace un SER PERSONA INTEGRAL, no sólo cuerpo y mente, sino: totalidad: mente,cuerpo y espíritu junto a Dios.
Esa auto-conciencia de sí que posee el hombre no la posee ningún otro ser vivo creado por Dios: ni pertenecientes al Reino Animal, ni pertenecientes al Reino Vegetal, ni pertenecientes al Reino Mineral.
Respecto de los animales por cierto tienen la capacidad de amar que es para mi un Don dado por Dios a toda su creación, ya que siendo Él mismo, el mismo AMOR ABSOLUTO, no puede crear sin que toda su creación forme parte de ese amor. La inteligencia también es propia dentro del reino animal y en diferentes escalas y grados los diferentes estudios y la vivencia junto a ellos nos demuestran que también la poseen. La capacidad de co-crear vida nueva a partir de la unión entre macho y hembra dentro del reino animal, también existe y no nos es exclusividad en el hombre. Así tampoco como la inteligencia ni el amor y su expresión. Sí hay en el hombre y por ello la capacidad del Libre Albedrío conferido exclusivamente a él, de esa auto-conciencia de sí y de la búsqueda de su trascendencia como Persona creada a imagen y semejanza de Dios.
Somos parte de los distintos Reinos que Dios ha creado, puede ser que sí. Que formemos parte del Reino Humanidad. Un reino que nos diferencia de los demás. Siendo el hombre un micro-cosmos, formados estamos por todos los otros reinos existentes. Y todos ellos influyen en nosotros como criaturas. Nada hay que no se haya tejido como una malla en la creación y que permanezca fuera de ella como hilos que no tienen un origen, ni llegan a ningún sitio. Toda la creación tiene sí un único punto de creación: DIOS. Y toda ella se entrelaza y llega a formar parte de Dios. Más Dios no ha dejado de crear, siempre está renovando su creación y ampliándola. Su amor sigue expandiéndose, y esto hace que Dios siga creando, creaciones nuevas y únicas: originales.
Pero sin embargo el ser humano, creatura o criatura de Dios, sólo sigue un proceso de evolución. ¿Y a qué me refiero con evolución humana?, a la búsqueda de su ser trascendente, de ese ser al que Dios hecho hombre vino a unir en sí mismo para devolverle su capacidad de imagen y semejanza. Por eso es que Jesús no instruye a los animales a alcanzar su propia auto-trascendencia, ni les habla en parábolas para que puedan ir comprendiendo qué y quienes son en verdad. Jesús viene a rescatar al hombre y por medio de él a toda la naturaleza. Y no en pie de igualdad. No viene a rescatar al hombre y a la naturaleza. Sino, que por medio de dar al hombre el verdadero conocimiento de su ser, y de su pertenencia, podrá entonces a la vez que ser "salvado", salvar a la naturaleza a la que Dios ha puesto bajo su administración.
Si fuéramos pertenecientes al Reino Animal o evolución de éste, sería ridículo que Dios manifestado plenamente en Jesús, viniera a rescatar, salvar y devolerle la vida plena al hombre y no lo hiciese al mismo tiempo con el resto del reino animal.
Sí, si el hombre se auto-trasciende por la conversión plena al amor de Dios y se deja construir como imagen y semejanza de Dios (trino), entonces, la salvación del reino animal y de toda la naturaleza en su conjunto serán reintegradas a la plenitud de la vida en Dios.
No es mi intención entrar en contradicción, más, sí, intentar entenderme como Persona a la que Dios creó a imagen y semejanza, sin dejar de atribuir el debido mérito y respeto a quienes aún creen ver al hombre como inserto en el reino animal.
.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.