GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

28 sept. 2011

LA MIRADA DE JESÚS

La mirada de nosotros no es la mirada de Jesús. Ni el amor de Jesús es el amor que nosotros experimentamos y entregamos. Cada día me pregunto ¿cómo volver mi mirada como la de Jesús?, ¿cómo aprender a mirarlo todo y a todos con su mirada?; mi respuesta: sólo si Él viviera en mi, como lo pudo hacer en Pablo y en tantos otros que día a día le sirven amando más allá de sí mismos a la humanidad y a la creación entera. Pero a pesar de intentarlo, todavía mi mirada sigue siendo demasiado humana y poco de Cristo. Miro con mucho temor, y eso me crea desconfianza, dudas, pensamientos turbios y todo esto me lleva a situaciones confusas y a caminos erróneos.  ¿Cómo alcanzar su mirada?, soy tan humana. Pero de inmediato me asalta la alegría de saber: El Espíritu de Jesús está vivo, está conmigo, está con nosotros . Seguramente yo no pueda, pero Él puede día con día en mi. De a poco, lentamente me va modificando, a pesar de que me gustaría que fuera más rápido mi hacer y mi poder transformarme, sé que Él lo hace a mi medida y según mis posibilidades. Hace unos días vi una película "LA DUDA", excelente. Realmente si tienen oportunidad de verla sugiero que lo hagamos todos. En ella se plantean muchos temas. Y para mi uno de los principales es la intolerancia. Y el otro tema lo que es capaz de hacer y generar de daño el CHISME, la INJURIA, la INSIDIA llevada por la DUDA. Creo que todo esto nos afecta cotidianamente y muchas veces no nos damos cuenta de que por todo esto pasamos y así actuamos. La intolerancia frente a situaciones y motivaciones que llevan a otros a pensar, actuar y decidir que no comprendemos, nos ponen en situaciones de violencia. Cuando hablamos acerca de un otro, de una manera crítica, sin que esa persona pueda estar en el momento presente, estamos generando algo que gráficamente mostró la película y es así: Una mujer va a su sacerdote confesor y le dice que había dicho algo de alguien que era un chisme, y que ella su pecado era que era chismosa. Le pide al sacerdote la absuelva y éste para su sorpresa le dice que no sólo lo que había hecho estaba muy mal, sino que fuera a la azotea de su casa, tomara un almohadón, lo acuchillara y esparciera todo el contenido. Y que luego volviera. Así lo hizo la mujer. Cuando volvió el sacerdote le preguntó ¿ que has visto?  y ella respondió: que las plumas habían volado por todas partes, que no podía detenerlas. El padre le dijo: "bueno ahora ve y recoge cada una, hasta la última y no dejes ninguna perdida". Ella le respondió: "padre, eso es imposible, ¿cómo saber hasta donde llegaron y donde están? El sacerdote le respondió: Así es el Chisme, esto es lo que has hecho. Cuantas veces criticamos sin saber el por qué el otro actúa de una u otra forma. A veces simplemente sentimos temor del lugar que creemos debemos ocupar y que otro ocupa momentáneamente, en otras ocasiones sentimos que somos capaces de hacerlo mejor que lo que el otro lo hace. Y criticamos, criticamos, criticamos. También levantamos falsos testimonios, en fin, mucho nos equivocamos. Y esto nos aparta de poder llegar a la mirada de Jesús, no a que Él nos deje de amar, nosotros nos alejamos así de compartir su amor. Amar y tener una mirada nueva, no es cosa fácil. Pero Jesús nos dijo, que Él era quién hacía todas las cosas nuevas y nos envió a su Espíritu Santo. Si pedimos su asistencia para resolver nuestros conflictos internos que nos llevan muchas veces a perder la mirada que anhelamos tener al ser cristianos, podrá Él en nosotros convertirnos en vasijas nuevas que reciban el vino nuevo que nos trajo.  Todos somos la familia de Dios, todos somos hijos suyos y Jesús nos ha devuelto la vida plena en Dios Padre. Cada sufrimiento, cada dolor, cada error pueden ser el camino para encontrarlo, para permitirle hacer de nosotros y nuestras vidas un universo nuevo que se de a los demás y que viva para su gloria y para acrecentar el reino de su amor en el mundo de hoy. La desesperanza, es la falta de fe en Dios, es oscuridad, nos detiene. La certeza de su estar plenamente Vivo y entre nosotros, es lo que nos hace caminar y alcanzar una vida que ni siquiera imaginamos. Que todos podamos acercanos a su mirada con confianza en el amor indescriptible que nos tiene y sin temor de perder ese amor, si en nosotros no está la voluntad de alejarnos de Él. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.