GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

31 oct. 2011

MI VIDA, AUTOBIOGRAFÍA DE LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS




MI VIDA NUEVA

Desde hace ya cinco años, he estado recorriendo un nuevo camino. Cristo me ha dado una vida nueva. Todo Él lo hace nuevo. Y he aprendido que no se puede poner "un vino nuevo en un odre viejo" ni remendar un vestido viejo con tela nueva, porque, en ambos casos se romperán. Cristo no nos remienda, nos hace nuevos. A mi me está haciendo nueva. He estado aprendiendo que día a día, todo va tomando sentido. Lo que antes no entendía, Él, con su Espíritu Santo me ha estado ayudando a comprender, todo lo que era necesario que se cayera, para que pudiera conocerlo verdaderamente. Hoy mi vida toma un rumbo desconocido, pero en sus manos. Ya no negocio con Él. Sólo confío en Él. Sé que mi vida en Él siempre será una sorpresa. Y que toda vivencia es mi libre elección. Y aún en el error, Él siempre está. Así es el Nombre verdadero de Dios "El que siempre Está", esa es la verdadera traducción. Y esa es la realidad que día a día vivo. Se que siempre me sorprenderá. Así es Jesús, Cristo, así es mi encuentro con el verdadero Jesús. Con el que nada hay que negociar, no son necesario ni "técnicas alquímicas", ni "ayudas espirituales de supuestos profetas o enviados de Dios que negocian con el dolor y la necesidad de las personas", ni hacer "promesas a veces duras de llevar a cabo y muchas veces imposible"para contar con su Amor permanente y constante. Por más difícil que se nos torne la vida, es necesario al mirar hacia atrás, ver todas las veces que recibiendo señales muy claras de cuál es el camino que nos mostraba para seguir hacia el mejor rumbo, hemos elegido hasta inconscientemente el camino más largo para llegar a nuestra liberación. Sí, liberación. Vivimos con pesos muy fuertes puestos sobre nuestras espaldas. Mochilas que cargamos en este mundo que vivimos que nos hunden cada vez más en la esclavitud. Y Él nos quiere libres. Y cuando llega a nosotros ese momento en que nuestro ser está dispuesto, porque es demasiado la carga, entonces, Él nos la retira. Y así como se retira una espina que se nos ha enterrado muy profundo y que ha generado infección, duele y duele mucho, también ir hacia la libertad de nosotros mismos duele. Duele dejar atrás aquéllo que creemos incluso es hasta bueno pero que en realidad nos sofoca, nos domina, nos manipula, nos cercena, nos esclaviza. Tengo y tenía muchas cosas internas y muchas situaciones externas que me esclavizaban y me manipulaban y no veía la vida desde el amor incondicional de Cristo, sino, desde un Cristo que había desaparecido en el juicio y castigo que era Él Cristo que durante muchos años había vivido, al recorrer un camino equivocado, al querer negociar mi vida. Cuando me mostró que yo tenía también de todo lo que había vivido partes en mi que había que curar y por eso hacerlas cicatrizar y no remendarlas, pude comenzar a respirar un aire, una brisa fresca, como la brisa de la primavera, que llega con aromas nuevos, indescriptibles. Así es mi vida hoy. Aprendiendo a vivir a Jesús, el que me Ama, más de lo que yo podré amarle nunca. Pero aún así, se que me ama. Y es a ese Jesús al que trato por todos los medios de hacer llegar a todo aquél que no lo conoce o creyendo conocerlo en verdad lo vive desde lo que en verdad no es Él, sino, lo que se ha podido mal aprender acerca de Él. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.