GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

11 ene. 2012

Un Estado más eficiente y eficaz, mirada hacia el futuro

Estado más eficiente y eficaz, una mirada hacia el futuro

Para introducirnos en el tema quiero hacer un análisis del por qué de un Estado como el nuestro.

Cuando me expreso acerca del "Estado" me refiero a las funciones que como poder tiene para administrar los servicios necesarios de toda la sociedad, así, como imponer las medidas que garanticen los derechos constitucionales con los que nos regimos.

El primer planteo entonces que me surge es: ¿ El Estado como tal ejerce bien las funciones que se le han conferido?

¿El Estado requiere según una visión objetiva de una revaluación profunda de su forma de administrar y ejercer sus funciones?

¿El Estado "papá" nos hace ser más participes y responsables a la hora de ser quienes terminamos ejerciendo esas funciones?

¿El Estado continúa siendo el mayor empleador a falta de empleadores efectivos no estatales?

¿El Estado contribuye eficaz y eficientemente a llevar adelante las tareas de administración, control y regulación de los servicios que debe brindar?

¿Tenemos en cuenta que a la hora de hablar de "Estado", no estamos refiriéndonos únicamente a la figura definida como tal constitucionalmente, sino, que somos ese "Estado" y que tenemos derechos pero también responsabilidades?

¿El "Estado" actual sirve a las verdaderas necesidades de la población y sociedad en su conjunto?

Creo que a la hora de plantearnos, la reformulación del Estado, así como de la Enseñanza, debemos pensar y reflexionar hacia que tipo de "Estado" democrático por supuesto, queremos filosóficamente aspirar. Para luego de un análisis profundo, bajar a tierra ese "Estado" que en nuestra expresión podemos llamar: "el Estado idealizado".

Hemos dejado de soñar, hemos dejado de creer que una sociedad mejor es posible. Sin sueños o locos poetas, visionarios en realidad de un futuro mejor, no es posible construir un "Estado mejor, eficiente, eficaz, más justo, más solidario y que transforme estas metas en acciones reales".

Hablamos de modificar las estructuras del Estado y en cada elección, cada grupo partidario, expresa su anhelo de reformularlo. Siempre desde la base de lo existente. No proyectan sueños, no hay ideales, no promueven un Estado del futuro.

A su vez quienes de una manera u otra formamos parte de los diferentes "servicios que brinda ese Estado", estamos estancados en fórmulas entroncadas en viejos formulismos y existe el miedo fundado de si cambiamos, nos quedemos sin empleo. Para que otros que no lo tienen, vengan a cubrir las vacantes generadas y sigamos en lo mismo. A pesar de hablar de profesionalizar las funciones del Estado, seguimos creando funciones para nuevos funcionarios, duplicando las ya existentes. Manteniendo una ineficacia real a la hora de prestar sus servicios. Y a costos altísimos. 

La sociedad lo reclama, porque es uno de los presupuestos políticos de toda campaña política, ahora lo son también el tema de la violencia y la educación.

¿Cómo rediseñar un Estado nuevo, cómo rediseñar políticas educacionales nuevas, cómo combatir las causas verdaderas de la violencia en todos sus géneros, sin primero soñar con una sociedad nueva, ser poetas que contribuyan luego a bajar a tierra los ideales sobre los que sustentar un país nuevo? 

Hoy seguimos analizando cada cuál según defienda su propia "pequeña chacrita de pequeño poder", desde él y por él generamos las propuestas, cada uno de los grupos que forman parte de la sociedad.

No somos capaces de generar un sueño común, viable, nuevo, dejando atrás el ejercicio del poder desde las Funciones del ejercicio del Estado.

Políticos,Gremios, Funcionarios Estatales y no Estatales, todos como sociedad estamos presos de nuestros propios anhelos de "Statu Quo", de mantener con cambios aparentes realidades inamovibles.  Incluso este contagio ha llegado a las Empresas Privadas, que más que funcionar como tales siendo ejemplo de eficacia y eficiencia, se parecen a la ineficacia e ineficiencia del funcionamiento del Estado. Tantas son las reglamentaciones que el Estado les ha impuesto, que ya se han olvidado de ser Empresas No Públicas, sino, Privadas.

Los funcionarios del Estado reclaman que su carrera administrativa debe estar sustentada sobre la base de la antigüedad. Y no la aplicación de lo que todos conocen como "perfil para el cargo", donde empresas autorizadas y no pertenecientes al Estado pueden definir las condiciones de quienes están en verdadera situación de ejercer los cargos medios y superiores. Permitiendo así una situación objetiva y no admitiendo una supuesta transparencia que por medio de la aplicación del sistema de calificaciones que están en manos de la subjetividad de las jefaturas inmediatas, permiten reubicar de una u otra manera quienes son propicios para ganar los concursos. Aunque luego a la hora de ejercerlos, éstos son ejercicios con total discrecionalidad y aplicando el poder de sus pequeñas chacritas. 

Esto resulta en un Estado ineficiente, intolerante,ineficaz y no solidario.

A su vez y con derecho los Empleadores Privados, reniegan y discrepan duramente, porque a ellos no se les permite ejercer su verdadero derecho. Los gremios no permiten que ni siquiera un empleado que ha robado, deje de seguir siendo empleado, aplicando para ello todo el poder que las leyes que regulan el derecho a agremiación existe. Además de lo caro que les resulta a las pequeñas y medianas empresas sostener un empleado sin derecho a despedirlo por ineficaz, robo, etc. No niego que deban demostrar que esto es así, porque no puede existir tampoco la arbitrariedad de los empresarios.

En fin, no creo que se remedie la eficiencia y eficacia del funcionamiento del Estado, haciendo que los trabajadores pasen a cumplir 8 horas, trabajen fines de semana y feriados laborables.

Si lo desean pueden comprobar como no hay un mejor funcionamiento del Estado implementando lo que desde el Pte. Mujica quiere llevar a cabo, sino, la misma ineficiencia que produce aún mayores gastos al país.

Hoy por hoy la inmensa mayoría de los funcionarios del Estado queremos desarrollar una buena calidad de trabajo, pero el desmerecimiento de la calidad de funcionario público al que hemos sido llevados, la arbitraridad en el trato, el desconocimiento a la carrera administrativa alcanzada con medios objetivos, la falta de profesionalización del funcionario para el cargo, la falta absoluta de lo que se llama: desarrollo de trabajo en equipo, el exceso de control a niveles de militarización, la falta de estímulos al desarrollo de la tarea, la caída en la "indignidad" por ser funcionarios públicos al Servicio de un mejor desarrollo y desempeño de las Funciones del Estado, han creado el siguiente pensamiento: "no vale la pena, nada te es reconocido".

Se ha demostrado en países avanzados en cuanto a su estructura y buen funcionamiento, que el exceso de controles no lleva a ningún sitio, ni lo hace ser mejor y más efectivo y eficiente. Por el contrario desestimula, genera quietud, lo que en castellano llamamos "achanchamiento".

Pero además para hablar acerca del Estado que queremos, debemos empezar por ver que sucede en casa. Debemos empezar por ver que tan eficientes somos respecto de nuestras propias funciones y de quienes nos rodeamos y de cuántos. Cuanto importa esto en el presupuesto de gastos del país y si realmente dan los resultados esperados. Me refiero al Poder Legislativo, Poder Ejecutivo y Poder Judicial.

Hoy los poderes que garantizan la democracia y su libre ejercicio, están entrelazados entre sí. La separación real de poderes es ya casi inexistente. El poder Legislativo no puede controlar el ejercicio del Poder Ejecutivo. Las mayorías absolutas lo impiden. Pero no sólo en este caso en concreto, creo que no puede ser así en ningún caso, ya que se dependería del mayor o menor grado de respeto a las minorías y a la libertad que cada grupo político que asuma la jefatura del Ejecutivo tenga dentro de sus características intrínsecas. Además de que propicia el ejercicio de un totalitarismo solapado y disfrazado de democracia.

Si el Poder Legislativo que además de ser co-creador, co-administrador con el Poder Ejecutivo, no puede actuar como Contralor del ejercicio del poder del Poder Ejecutivo, ya que el Ejecutivo tiene las mayorías parlamentarias, mal puede ejercer las funciones para las que fue creado constitucionalmente.

Es un tema escabroso y de difícil solución para ideas añejas y preconcebidas.

Pero soñar, abrir la cabeza a la visión de un país nuevo, con un Estado nuevo, siempre hablando democráticamente, sí es posible y garantía de que el futuro es una esperanza que se abre ante nuestros ojos.

Pero para ello debemos dejar de ver las ramas, y aprender a mirar la totalidad del bosque.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.