GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

25 feb. 2012

EL SUEÑO DE SAN VICENTE PALLOTTI



Sociedad del Apostolado Católico erigida en Roma en honor y bajo la protección de a inmaculada Madre de Dios María santísima, Reina de los Apóstoles. Dirigida a procurar la multiplicación de los medios espirituales y temporales necesarios y oportunos para reavivar la fe y reencender la caridad entre los católicos y propagarla en cualquier parte del mundo, para que más prontamente sea un solo rebaño y un solo pastor.

APOSTOLADO CATÓLICO

Nuestro Señor Jesucristo ha dicho que el reino de los cielos es semejante a un tesoro oculto en el campo. y aquel que lo encuentra, lo guarda. Y por la alegría que experimenta, vende en seguida todo lo que tiene y compra aquel campo.

Considere aquí cada católico que Jesucristo quiere entender por tesoro cada medio de vida eterna, por consiguiente, cada obra buena.

No todas las obras buenas son del mismo valor. y cada una tiene tantas razones de bien moral, como cuantos son los buenos fines que contiene o por los que se obra. Por consiguiente, si entre todas las obras buenas y piadosas instituciones de cada especie hay una  que por excelencia y mérito supera a todas las demás, ésta sin duda es la obra de la propagación de la fe.

Pues, con la propagación de la fe, se propaga cada tesoro de la redención que tenemos en la Iglesia de Jesucristo: sacerdocio, sacrificio [ s. misa], sacramentos, predicación de la palabra de Dios, instrucción cristiana, oraciones, indulgencias, piadosas instituciones de hospitales, hospicios de caridad, casas asistenciales, casas de órdenes regulares, etc.

Considerad, pues, hermanos queridísimos en Cristo, considerad el presente opúsculo como aquel campo evangélico en el que está oculto el más precioso medio de vida eterna. Y sin examinar si el campo está florido o no, guardad en vuestro corazón el empeño religioso de sacar provecho del tesoro.

Y, sin dejar las observancias del estado de vuestra vocación, retiraos de cada impedimento que tengáis en el mundo y adquirid el tesoro.

El fruto de la lectura del presente [opúsculo] sea el empeñaros en la Obra del Apostolado Católico a través de ocuparos enteramente, en cada modo posible y siempre, de todos aquellos medios que sugiere la verdadera caridad cristiana, vestida de sus caracteres propios, esenciales y naturales, expuestos por el Ápostol s.Pablo, para procurar con el ejercicio de la misma caridad la propagación de la fe en todo el mundo.

De este modo, vosotros seréis no sólo los más celosos cooperadores de Dios para la salvación de las almas, sino a la vez los más eficaces para solicitar la infalible airmación predicha por nuestro Señor Jesucristo: << Habrá un solo rebaño y un solo pastor>> (Jn 10,16).

Nota del Administrador
Así da comienzo lo que fue el sueño más grande querido alcanzar por San Vicente Pallotti y que muchos en su tiempo no comprendieron.

Todos unidos, en un mismo fin: PROPAGAR LA FE Y REENCENDER LA CARIDAD, a través de los medios que nos fueron dados por la Gracia de Dios, y desde el lugar que ocupamos para su servicio, para llegar a la construcción de reino dónde todos formemos parte de ese único rebaño que tiene un solo pastor: JESUCRISTO, tesoro oculto hasta ser hallado.

Y todo esto, en la obra de la propagación de la fe, no es un simple deseo piadoso de cosas imposibles al hombre, sino de las posibles; y que Dios ha puesto en las manos del hombre. Y que -por precepto dela caridad cristiana, la cual concierne especialmente a la salvación eterna del prójimo- cada hombre, según su posibilidad, está indispensablemente obligado a procurarlas eficazmente con el uso de todo medio espiritual y temporal.

Mas, el presente opúsculo tiene por objeto especialísimo y principal la propagación de la fe. Por consiguiente, contiene el medio más preciso de vida eterna que Dios ha puesto en poder de todos, ya que todos pueden contribuir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.