GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

11 feb. 2012

LA AVARICIA Y LA MUERTE

La crucifixión de Jesús

Pintura del maestro El Greco

"La avaricia y la Muerte"

"El grotesco show de nuestro estilo de vida"

El mercado farmacológico mueve en el mundo aproximadamente unos 200.000 millones de dólares al año; es superior a las ganancias que deja el mercado de la venta de armas y de las telecomunicaciones. 

Por cada dólar que los laboratorios invierten en la fabricación de un medicamento, obtienen de ganancia la fría suma de 1.000 dólares.

El terrible y grotesco show de los medicamentos es que estas "empresas farmacéuticas, laboratorios y afines" saben que es una inversión de ganancias segura.

En tanto halla enfermedad, habrá ganancias.

El mercado mundial está monopolizado por unas 25 multinacionales farmacológicas, de ellas las más poderosas son: la Bayer, Novartis, Merck, Pfizer, Roche y Glaxo.  A esto suman que además forman parte de otras potentes empresas agroquímicas, químicas y biotecnológicas.

Denuncias que han terminado con costos multimillonarios para compañías químico-farmacológicas por fabricar medicamentos que causaron la muerte de personas y que han llevado años retirarlos del mercado, por la "anuencia" de la FDA, es tema que se trata en muchas páginas de reconocido renombre y con gran solvencia respecto de la información y sus denuncias.

Ayer vi una película, que me trajo a la grotesca e inhumana realidad de la verdad de lo que sucede.
No se como se titulaba la película. No importa. Lo que denuncia sí importa. Y esto lo saben bien quienes a la hora de recetar un medicamento, no tienen la ética de decir: NO. 

La complicidad entre los grandes y no tan grandes laboratorios a nivel mundial, que son como una plaga que tiende sus redes en el mundo entero y la medicina y sus profesionales llega a tal grado, que hoy deja ganancia que las personas se mantengan enfermas.

Sí, ningún laboratorio tiene como fin "alcanzar verdaderas curas", esto haría que perdieran miles de millones de dólares al año. Sí es necesario mantener una "salud ficticia que siempre requiera medicamentos". Vaya en este mismo sentido la complicidad de los sistemas de salud y los profesionales médicos, que verían también mermados sus ingresos si la población realmente se encontrara saludable.

No hay que pensarlo dos veces. ¿Cuándo se gana más?: ¿Cúando mantengo a una población saludable o cuándo la mantengo establemente enferma?, 

Es cierto que si la sociedad, la población de un país está permanentemente enferma, esto ocasiona grandes gastos al sistema de salud de ese país, pero si en cambio, la mantengo equilibradamente enferma, todos ganan. Los médicos sin ética (la mayoría), y que me perdonen si se ofenden, pero la realidad es que la medicina hoy es un gran negocio, del que viven muchos; los grandes y no tan grandes laboratorios porque así tienen asegurados sus ingresos y quienes trabajan para ellos.

La avaricia y la muerte. Esta es la cruel realidad. No porque no debamos enfermarnos y por ello morir. Sino porque hoy la enfermedad y la muerte son un gran negocio.

Cómo es de esperar y así sucede, hay países y continentes que son los conejillos de indias de estas empresas multinacionales y de la anuencia médica sin ética, cómplices llevados por la misma avaricia.

Y es fácil de demostrar. Enfermedades que aparecen de pronto y ya tienen en pocos meses en las farmacias el medicamento indicado para combatirla. Ésto: ¿no es raro? Ejemplo de una situación así fue lo que sucedió con la famosa supuesta pandemia de la gripe  mejor conocido como virus H1N1/09 pandémico o como finalmente la OMS llamó gripe A(H1N1) que apareciera en México y que rápidamente le fuera otorgado a uno de estos grandes laboratorios una cifra sideral para que produjera en poco tiempo la vacuna que lo impidiera. Esta pandemia surgió en marzo del 2009 y en junio del mismo año un afamado laboratorio suizo obtiene el apoyo económico del gobierno de los Estados Unidos para comenzar sus estudios y en Julio del 2010 la vacuna ya estaba lista para ser comercializada a nivel mundial. Mientras en China ya había sido probada en el transcurso del mismo año del surgimiento de la nueva cepa de la gripe pandémica. Que finalmente dejó más muertos (mujeres embarazadas que abortaron por terror, tratamientos de diagnóstico de Gripe A (H1N1) cuando cursaban meningitis,etc.) llevó al descrédito mundial del sistema de prevención de enfermedades y dejó en claro "el negocio".

Lo más cruel de todo esto es que además, miles de millones de personas mueren por causa de medicamentos que están en fase experimental y que a conciencia son dados en lugares como el continente africano entre otros. O bien medicamentos que no pueden ser recetados en países desarrollados y que llegan a nuestro continente y nuestro sistema de Salud los brinda. 

Éste es el cartel más poderoso mundialmente. Y detrás de él deja millones de personas muertas. Miles de millones de animales son parte de atroces experimentos.

No somos conscientes de esto porque se nos ha ido lavando el cerebro. Y hemos ido depositando nuestra confianza en que los medicamentos nos curarán.Miles son las personas "ética y humanitariamente" comprometidas de la salud o con la salud que intentan demostrar y lo logran a pesar de la pérdida de sus vidas en muchos casos, de la verdad y atrocidad que provocan estos grandes "Trust" farmacológicos. 

Estas personas provenientes muchos de ellos de países muy pobres y otros que llegan a ellos formados en los países industrializados del primer mundo, logran obtener medicamentos que sí curan. Cuyos costos son absolutamente permitidos para su obtención, pero son resistidos por la OMS y éstos grandes imperios debido a que perderían los miles de millones de ganancia que obtienen gracias a la enfermedad.

Estos grandes imperios y quienes a ellos se acoplan saben que las personas una vez enfermas o sus parientes gastarán lo que no tienen por obtener las medicinas que alivien sus padecimientos.

Pero por si esto fuera poco, hay algo más: las enfermedades que son producidas por estos mismos grupos. Las que ellos mismos crean poniendo o quitando del organismo aquello que lo mantiene saludable en determinadas áreas. Pruebas que se hacen con "grupos de población" sobre los que junto al medicamento común y más frecuentemente utilizado va lo que luego el organismo dejará de producir por sí mismo y comenzará a requerir le sea integrado por vía de medicamentos.

Los laboratorios especializados en lograr la "eterna juventud", etc.

Siendo mis conocimientos limitados en el área, sin embargo la reflexión y el análisis sumados a la investigación de estos temas me ha llevado a pensar ¿qué tan responsable soy y que tanto lo somos la humanidad en la permisividad que damos debido a nuestro no mirar lo que sucede al lado nuestro?

Por eso elegí la imagen del Cristo crucificado. ¿Cuántos millones de cristos crucificados hay cada día debido a esta avaricia y a la vanidad, que lleva a las muertes más crueles y a vivir cruelmente durante el desarrollo de enfermedades que no son verdaderamente combatidas? o a la creación de "cremas de todo tipo que combatan la vejez y las arrugas",  Millones. África, Latinoamérica, India, los países más pobres en el mundo, pero también los países del primer mundo.

Son muchos los ojitos que miran esperando una respuesta. Son muchos los seres humanos que esperan tomemos conciencia. 

Son muchos también los animales sacrificados en aras de una supuesta "ciencia"que conducirá a dar mejor calidad de vida a la humanidad y a mantenernos "jóvenes".

La cantidad de animales de todas las especies que son sacrificados por uno u otro motivo, dan cuatro veces para alimentar al mundo cada año. Y miles de millones de seres humanos mueren de hambre y de enfermedad. Mientras estas criaturas, los animales, dejan sus vidas y padecen atrocidades.

Son muchos, demasiados, intolerablemente demasiados.

Debemos asumir nuestra responsabilidad. Debemos levantarnos como seres humanos y comenzar a mirar. Debemos comenzar a hacernos preguntas y a preguntar. Debemos comenzar a cuestionar. 

Millones de seres entre humanos y animales muren al año responsabilidad de la vida que llevamos. De la avaricia, del descontrol del consumismo, de la permisividad que asumimos queriendo mantenernos sin hambre, saludables y jóvenes. 

Mueren y viven y mueren cruelmente. Crueldad que no queremos ni saber, porque de hacerlo, nos pone contra la pared, nos cuestiona a cada uno de nosotros. Y no queremos esto. Queremos seguir viviendo como lo hacemos y en el mejor de los casos, no preguntar a fin de vivir "mejor".

Estos seres humanos, estos animales padecen atrocidades, y por todo ello Jesús en el Monte de los Olivos sudo sangre. Es ese mismo dolor, el que tenemos que tomar conciencia que estamos siendo responsables por omisión y negligencia.

¿Hasta cuándo un sólo ser humano o animal, deberán vivir atrocidades para mantener nuestro estilo de vida inhumana?

Pido a Dios perdón por mi y por todos, y ruego nos abra el corazón para que podamos asumir la verdad del mundo que construimos y de nuestra connivencia, complicidad y negligencia, para que su Espíritu Santo haciéndonos recapacitar nos lleve a decir: ¡BASTA!, 

Estos son los "demonios", este es 'Satanás", dentro nuestro y nuestro estilo de vida. No lo pongamos fuera. No nos saquemos la responsabilidad.

Podemos dejar atrás un "mundo que vive sin Dios".

Podemos.

Es nuestra responsabilidad comenzando por los que nos decimos creyentes en Dios, cualquiera sea nuestra creencia.

Esta es la falta de amor por la que sí tendremos que dar cuenta y damos cuenta.

Qué Dios nos perdone, porque son pocos los que no saben lo que hacen y muchos los que sí sabemos y nada hacemos. Sino, seguir así, hacia adelante. Depredando.

Podemos cambiar.
¡Podemos!
Con Dios de nuestra parte, dejando que nos conduzca, eligiendo que lo haga, podemos sin lugar a dudas.
Podemos hacer un mundo mejor junto a Él.
Y pedir perdón por lo que no hicimos y como consecuencia todo este sufrimiento cruel e indigno al que sometemos a las personas y a los animales y a toda la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.