GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

9 feb. 2012

NADA TERMINA HASTA QUE TERMINA, EL AMOR

Nada termina hasta que termina

El Amor.

Las circunstancias a veces hacen que parezca que "el amor" termina. Se acaba. Muere. Sólo es posible si en realidad nunca fue amor.

Yo amé y mucho. Y sigo amando. A veces es necesario hacer una revisión de todo lo sucedido, poniendo distancia de los dolores, sufrimientos, enojos vividos y hechos vivir, para luego saber si realmente eso que sentimos un día, fue amor. Verdadero amor.

Cuando a la distancia, con el paso del tiempo, a pesar del dolor sufrido, vemos que el enojo se ha ido y sí ha quedado algo muy profundo, podemos decir, hemos amado, seguimos amando. Y en este amor renacemos. 

Renacemos a pesar de que ya no vuelva el ser en el que lo hemos depositado un día. A pesar de que el camino no se vuelva a reunir. 

Renacemos porque en el amor estamos vivos. Es el amor de Dios que nació entre dos personas. Luego si éste amor se edifica y se hace más fuerte a pesar de cualquiera sea la circunstancia, Dios, su amor ha permanecido entre nosotros.

Ese amor no se termina.
Por eso "Nada termina hasta que termina"

Termina cuando o bien dadas las circunstancias es necesario que termine y entonces un accionar volitivo, dentro nuestro va poniendo ese amor en otro lugar. No me refiero sólo a ponerlo tal vez en otra persona, sino, en otro lugar dentro de nuestro corazón. Para poder seguir adelante. Para permitir que Dios nos vuelva a rehacer, a hacer nuevos, para comenzar una nueva vida. 

O Termina cuando a través de la distancia y el tiempo nos damos cuenta de que como personas no había compatibilidad de almas. Sino, un sueño que duró lo que todo sueño puede durar: hasta despertar.

Mas "Nada termina hasta que termina"
Sólo podemos saberlo si lo hemos vivido.

¿Cuándo termina?
¿Cómo termina?

Sólo cuando termina.

Todo verdadero amor deja cenizas. Y es verdadero. Siempre quedan acumuladas y en lo más profundo de ellas, siempre queda una pequeñísima brasa. 

No hay amor que pueda ser apagado con toda el agua del mundo, ni usando bomberitos en el intento.
El Amor amor es.

Hablo del amor que no se vive en la violencia, la falta de respeto, la degradación de la dignidad de las personas, allí el amor, no es amor, sino, enfermedad.

Hablo del amor que a pesar de los difíciles momentos se vuelve generoso, se hace compasivo, se comporta misericordiosamente y perdona. 

Nada termina hasta que termina.
Y en mi corazón el amor no termina. Dios lo hace nuevo. Me edifica en el dolor que me ha producido ese amor. Y hace que vuelva hacia mi y aprenda a mirar hacia Él, Dios, el infinito amor infinito. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.