GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

21 feb. 2012

PREPARÁNDONOS PARA CUARESMA

El Bautismo de Cristo

Pintura de: El Greco


Preparando mi alma y toda yo para recorrer LA CUARESMA.

Tengo mucho que procesar dentro mío. Muchos miedos a pesar de mis certezas. Mucho dolor, a pesar de tos los consuelos, mucho trabajo interior para ver desde donde nace tanta inseguridad. Procesar, ese es mi Desierto, ese es el camino que comenzaré a recorrer con ahínco. Tomada de la mano del Espíritu Santo, veré en el valle, como en lo alto de la montaña que mis propias carencias, visiones, pensamientos e ideas de como vivir se han puesto en lugar del amor infinito.

Desde hoy comienza mi preparación, previa al Miércoles de Ceniza. Día en que los Cristianos, como en el Bautismo estamos llamados a dejar nuestro pasado atrás y dar cabida a una nueva vida. Vida que nace en Él que sumergiéndose en las aguas nos dice: <<Todo es posible para mi Padre>>, << Quién a mi me recibe, no me recibe a mi, sino que recibe al que me envió desde lo alto, recibe al Padre que me envió>>.

Quién sólo habla desde lo que leyó, ya sea desde la palabra santa y sagrada en la Biblia como en tantos textos iluminados por Dios mismo, habla sin conocerlo.

Yo hablo, en cambio, desde mi propia experiencia del amor infinito del Padre que se me ha mostrado en Cristo.

Comienzo entonces hoy, lo que habré de recibir mañana. Comienzo mirando cuanta soberbia hay en mi queriendo comprenderlo todo. Cuánta falta de claridad, cuando no puedo discernir, ni distinguir como resolver mis problemas. Cuánta falta de amor he expresado, reclamando amor. Cuánta dificultad al manejar mis emociones, que enturbian todas mis relaciones. Cuánta nostalgia tengo de un pasado, que si lo observo, pudo ser generador de este presente, y semilla de mi futuro. Cuántas culpas todavía anidan en mi corazón y mi mente no permite que se vayan a pesar del perdón. Cuánto no he podido perdonar creyendo que lo hago. Cuánto malgasto en cosas superficiales, que no lo son para otros de mis hermanos. Cuánta humildad me falta.

Hoy y no mañana, Dios me llama a prepararme para vivir a partir de mañana, miércoles de ceniza, un tiempo que Él hará nuevo.

Mi vida junto a él ha sido vivir saliendo de una enmarañada selva, desde donde sólo veía las ramas, para ser llevada al más puro desierto. Allí Él me ayuda a contemplar lo trascendente. Despojarme de lo innecesario: culpas que Él ha perdonado, pasado que ha curado, dolores que ya no pertenecen a este tiempo, perdón que sana mi alma y libera del que me ha agraviado, hecho llorar, padecer, angustiar; bienes que no me hacen falta, pensamientos erróneos que ha acumulado mi de razón, conocimiento superficial del amor verdadaro.

Para llevarme a gozar de la Libertad. A respirar un aire nuevo que permita salir de esta opresión y agonía que por momentos me asalta y me dice: nada puedes con lo que eres. Y aquí el "demonio" mi propio pensamiento, mi sentir, mi oscuridad acerca de mi que Dios iluminará, para liberarme de mi propia esclavitud.

Un tiempo nuevo. Mañana Miércoles de Ceniza. Tiempo para los Cristianos donde dejamos atrás las cenizas del hombre nuevo, para permitirle a Dios construirnos de nuevo. Un camino para estar con Él, un camino para reflexionar desde el amor que nos tiene, como permitirle sacarnos las cadenas que nos hacen esclavos de nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.