GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

8 abr. 2012

Enviado para todos desde Roma por el padre José Luis Gulpio ,Joselo para nosotros


Carta de San Pablo a los Romanos 8,11-39

“Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. (…)
Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.
Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. (…)
¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? (…)
Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”

Gente de Dios:
Agradezco a Dios el hecho de que me permite siempre, en las buenas y en las malas, vivir mi presente desde mi futuro. Soy cristiano, por eso vivo el hoy desde mi futuro. Eso me permite no pensar que todo lo que me pasa, bueno o malo, maravilloso o terrible, se agota en este momento y es una realidad absoluta y terminada, sino que me permite vivir el hoy en la tensión consciente de mi futuro y de mi victoria. A esta victoria llego gracias a que soy “coheredero” y a que vivo en Cristo, así, con todas las imperfecciones que tengo. Fui bautizado en Él y en ese día comenzó ya mi Mañana.
En los momentos de amistad, en los afectos verdaderos, en los sacramentos, en la fe vivida en iglesia-comunidad, en la Palabra de Dios, en el deseo profundo de amor y de Dios que se esconde en mi interior a pesar de mis pecados reiterados, en todo esto, ya puedo comenzar a saborear y degustar, lo que es mi futuro, la plenitud de mi vida.
Esto celebramos en cada Pascua y, desde el corazón, es lo que les deseo a todos: que le digan “Si” a vivir el hoy, con todo lo que implica, desde el futuro que ya nos ganó Cristo y, desde ese Futuro,: amar, tomar las decisiones, trabajar, abrazar, llorar, reír, proyectar, soñar, caminar y levantarse.
Con afecto,
Dts - Joselo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.