GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

22 abr. 2012

IMPIDAMOS LA VIDA, DEMOS DE GANAR A LOS PODERES DEL MUNDO


Acabo de leer en Twitter, alguien que dice que no hay quienes asuman la responsabilidad de presentar un proyecto de ley por el que se controle la natalidad como forma de hacer sustentable la vida. El argumento es la superpoblación humana que impediría una mejor calidad de vida para los seres humanos.

¿Cuán equivocado es este pensamiento?

Que impidamos la "superpoblación" con medidas restrictivas a la natalidad no es el problema del hambre ni de la falta de dignidad por la que hoy atraviesa el hombre, sino la acumulación de las riquezas en manos de unos pocos y el exceso de avaricia y de poder que éstos a través de multinacionales y malas políticas gubernamentales generan.

En lugar de atacar la verdadera fuente que origina el mal que padecemos la humanidad, decidimos atacar a la humanidad aduciendo que es por su propio bien.

Es lo mismo que aseverar que para vivir en paz debemos hacer la guerra.

El pensamiento de algunos sectores de la humanidad está absolutamente distorsionado. Deberíamos comenzar por hacer una auto evaluación que nos permita saber en que derrochamos los bienes que nos fueron confiados.

Hay miles de lugares despoblados, mi país es uno de ellos, siendo un país con posibilidades para dar cabida a muchos más y no habiendo nacimientos suficientes, sería lugar de cobijo para muchos. Sólo que estos muchos los buscamos dentro de los que puedan generar riquezas. Los "otros" no. Porque no tenemos posibilidad de generar fuentes de trabajo dignas. Y esto es una gran mentira.

En el mundo desarrollado económicamente, la sustentabilidad de la dignidad humana tampoco existe. Entonces surge la pregunta: ¿Por qué y cuál es la causa?

Es simple, tal vez demasiado simple. Pero no queremos verla, porque implica necesariamente un cambio de modalidad de vida, una apertura a las necesidades del otro, un accionar que implique no acumular sino ser solidarios, una reversión completa de cómo vivimos hoy.

La humanidad tiene espacio y tendría todo lo que necesita para vivir en dignidad.

Lo primero que nos debemos plantear es ¿Qué tanto nosotros somos responsables de que haya en unos pocos un poder tan extraordinariamente grande de acumulación de recursos y reservas que controlan los procesos económicos mundiales? 

Con este pensamiento de controlar la natalidad como forma de poder vivir mejor, sólo estando siendo cómplices de quienes son responsables por vía directa de que exista hambre, falta de trabajo, medicamentos, lugar donde vivir; y por vía indirecta nosotros, con nuestra forma de vida cada día más fútil y carente de amor y solidaridad. Donde nos importa mi confort y no perderlo. 

Ya hay suficientes muertes entre abortos, guerras, luchas tribales, matanzas por persecuciones de todo tipo, falta de medicamentos o acceso a la salud debido a la irrespetuosa forma de vida que hemos creado como para creer que controlando la natalidad vamos a dar respuesta a las crisis económicas que padece el mundo.

Replantemos nuestra responsabilidad y no deleguemos más en los otros tomando como chivos expiatorios de nuestra inescrupulosa forma de vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.