GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

11 abr. 2012

SAN VICENTE PALLOTTI EN NUESTRO TIEMPO PASCUAL 2012

El infinito amor de San Vicente Pallotti

Es tiempo de Pascua, 2012, un nuevo tiempo que surge de la Sangre y el Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo. Su infinito amor nos compró para la vida eterna. San Vicente Pallotti vivió este infinito amor de Jesucristo, muerto y resucitado. Lo vivió a tal profundidad que no podía guardárselo. Se derramaba de él hacia todo lo creado. Hacia toda criatura. Soñó entonces "el Amor de Dios derramándose por mediación de Cristo sobre todos los seres humanos"

Soñó con un Cuerpo de Cristo formado por el cuerpo eclesial, y todos los bautizados reunidos en un sólo esfuerzo: "aportar con sus talentos pocos o muchos a la instalación del Reino de Dios". Para ello revolucionó en su tiempo el pensamiento de su propia Iglesia. Ésta debía volver a los tiempos de los apóstoles, dónde si bien cada uno tenía una tarea que realizar, todos los que habían dicho "sí" a Cristo, nadie era más que nadie y todos unidos formaban un sólo Cuerpo en Cristo.

Hoy este sueño de San Vicente Pallotti no se ha consumado. Y sin embargo, se siente el clamor del mundo entero que pide: ¡Es hora de dar a conocer a Cristo!. Si son pocos los obreros, rogad al Padre por Cristo que envíe más obreros a sus mies. Y tened confianza de que así será.

La Iglesia estacionada en tiempos todavía de la elección de Juan XXIII, ha dado pocos pasos en éste sentido. San Vicente reune en su propio sueño todo lo que nace por inspiración divina en el Concilio Vaticano II. 

Es un nuevo tiempo, toda Pascua abre a un movimiento llevado por el Espíritu Santo que renueva y genera nueva vida.

Junto a esta Nueva Pascua, festejamos el Jubileo de preparación de los 50 años de la canonización de San Vicente Pallotti por Juan XXIII. Ambos creyeron que el sueño de Dios para la humanidad era posible.

La Unión del Apostolado Católico fundada por San Vicente Pallotti recibe hoy con más ímpetu que nunca el llamado desde Cristo a ser portadores de la Buena Nueva: Cristo Vive y es Presencia Viva entre nosotros. Todos en un mismo llamado; todos llamados a servir en la construcción del Reino de Dios, cada uno junto al otro desde la tarea que Dios puso por delante. Es la verdadera vivencia de la fe. No hay rangos, ni jerarquías en Cristo. Todos somos uno. Como Él es uno con el Padre.

¡Que el sueño que Dios puso en San Vicente Pallotti primero y en Juan XXIII luego, sea una realidad que vayamos construyendo todos juntos, paso a paso, día a día, desde la profunda realidad de Cristo Vivo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.