GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

21 abr. 2012

UNIÓN DEL APOSTOLADO CATÓLICO CELEBRA A SAN VICENTE PALLOTTI

21 de abril del año 2012

Unión del Apostolado Católico

celebra a San Vicente Pallotti

Hoy en el mundo entero, la Unión del Apostolado Católico celebra a San Vicente Pallotti. hace 217 años, nacía el fundador de la UNIÓN DEL APOSTOLADO CATÓLICO.

El sueño de san Vicente no era ni lo fue nunca fundar una nueva congregación. Su sueño, el que Dios había hecho nacer en él era LA UNIÓN DEL APOSTOLADO CATÓLICO. Así como Juan XXIII tuvo graves inconvenientes para reunir a todos los católicos en un Concilio que le llevó cuatro años concretar, así también mucho antes, San Vicente Pallotti se encontró con las mismas dificultades. Su sueño no era hacer nacer la Sociedad del Apostolado Católico, sino, que para que su sueño no muriera, porque, era sueño de Dios, tuvo que luego de mucho lidiar dentro mismo de la iglesia, aceptar la creación de la S.A.C, Sociedad del Apostolado Católico. Gracias a su perseverancia y su trabajo esforzado por no dejar morir lo que no era un sueño propio,nacido de sus ideas o imaginación, sino un SUEÑO DE DIOS MISMO, logra que se funde.
PONTIFICIUM CONSILIUM
PRO LAICIS
1330/03/S-61/A-74

Los orígenes de La Unión del Apostolado Católico se remontan al 9 de enero de 1835, cuando, por inspiración divina, San Vicente Pallotti decidió fundar una obra en la que todos los miembros del Pueblo de Dios pudieran participar unidos en la misión evangelizadora de la Iglesia. San Vicente Pallotti estaba embargado por la idea de que todos los bautizados,en respuesta al Mandamiento Nuevo de la caridad (Jn.15,versículos 12 a 15), están llamados a comprometerse activamente por la salvación del prójimo tanto como por la propia, y que además las iniciativas apostólicas personales resultan más eficaces si se llevan a cabo en forma conjunta y orientadas a la tarea de vivir y propagar juntos el Evangelio. 

Con un desarrollo constante en el curso de los años, La Unión del Apostolado Católico que desde sus comienzos estuvo integrada por laicos y clérigos, seculares y consagrados, se ha articulado en muchas comunidades de fieles de todo estado de vida y condición, deseosas de plasmar la misma vocación según los ideales apostólicos del fundador. Compartir el mismo carisma presupone la necesaria distinción y complementación entre los distintos estados de vida en la comunidad eclesial.

A lo largo de su historia La Unión del Apostolado Católico ha recibido muchas demostraciones de consideración por parte de la autoridad eclesiástica. Con rescripto del 4 de abril de 1835, el entonces Vicario de Roma, Cardenal Carlo Odescalchi, concedió toda bendición a los miembros de la recién nacida Pía Unión del Apostolado Católico. Posteriormente, con rescripto del 11 de julio del mismo año, el papa Gregorio XVI concedió <<mil bendiciones>> a la misma asociación (cf. San Vicente Pallotti, Obras Completas, IV, pp. 3 y 9).

Como se lee en el art. 1 del Estatuto General, "la Unión del Apostolado Católico, don del Espíritu Santo, es una comunión de fieles que, según el carisma de San Vicente Pallotti, promueven la corresponsabilidad de todos los bautizados por reavivar la fe y reencender la caridad en la Iglesia y en el mundo y llevar a todos a la unidad de Cristo".

En su homilía en la iglesia romana de San Salvatore in Onda, el 22 de junio de 1986, su Santidad Juan Pablo II subrayó los puntos centrales del carisma que recibió San Vicente Pallotti. Mirando hacia el futuro, el Romano Pontífice dijo en aquella ocasión: "¡seguid multiplicando vuestro empeño para que lo que Vicente Pallotti anunció proféticamente y el Concilio Vaticano II autorizadamente confirmó, llegue a ser feliz realidad, y todos los cristianos sean auténticos apóstoles de Cristo en la Iglesia y en el mundo" (Enseñanzas de Juan Pablo II, 9/1 [1986], p. 1899).

El Concilio Ecuménico Vaticano II, como también el Magisterio post-conciliar, le dio especial atención alas formas conjuntas de participación en la vida de la Iglesia, manifestando al respecto su profunda consideración  (cf. decreto sobre el apostolado de los laicos  Apostolicam actuositatem, 18,19 y 21; exhortación apostólica post sinodal Christifideles laici, 29).

En el mismo sentido, al principio del nuevo milenio Juan Pablo II ha escrito que reviste gran importancia el "promover las varias realidades conjuntas, que tanto en formas más tradicionales como en las más nuevas de los movimientos eclesiales, siguen dando a la Iglesia una vitalidad que es don de Dios y constituye una auténtica primavera del Espíritu. (Carta Apostólica Novo Millennio ineunte, 46).

Por todo lo cual,
                        Vista la instancia que en nombre de todos los miembros de la familia palotina presentó el Reverendo Padre Séamus Freeman, S.A.C., presidente del Consejo de Coordinación General de la Unión del Apostolado Católico, en el que se solicita la erección de esta agregación como asociación pública internacional de fieles, además de la aprobación del Estatuto General;

                         Considerando la oportunidad de proceder en ese sentido para dar pleno cumplimiento a los ideales fundacionales de San Vicente Pallotti, y ofrecer un nuevo impulso a la difusión del carisma propio de la Unión del Apostolado Católico en la Iglesia y en el mundo;

                    Vistos los artículos 131-134 de la Constitución apostólica Pastor Bonus sobre la Curia Romana y el canon 312, 1,1 del Código de Derecho Canónico, el Pontificio Consejo para Laicos decreta:

1) la erección de la Unión del Apostolado Católico como asociación pública internacional de fieles de derecho pontificio, con personería jurídica, según la norma de los cánones 298-320 y 327-329 del Código de Derecho Canónico;

2) la aprobación por un período ad experimentum de cinco años del Estatuto General, cuya copia debidamente autenticada queda depositada en los archivos de este Dicasterio.

Dado en el Vaticano, el veintiocho de octubre de dos mil tres, fiesta de los Santos Apóstoles Simón y Judas Tadeo.


               Guzmán Carriquiry                                                            
                 Subsecretario                                                                      
                                                                                          Stanislaw Rylko
                                                                                               Presidente.
San Vicente Pallotti muere el 22 de enero de 1850 en San Salvatore in Onda, en Roma.

El 22 de enero de 1950 es proclamado beato por Pío XII y el 20 de enero de 1963 es canonizado por Juan XXIII quien dice: "San Vicente Pallotti es una de las más eminentes figuras de actividad apostólica del siglo XIX... No le bastó con el ministerio ordinario sino que ideó nuevos medios para hacer conocer y amar a Dios" (Acta SAC V,p. 367)

Hoy 21 de abril de 2012 celebramos la actualidad perenne del 
CARISMA surgido de Dios en San Vicente Pallotti

Su Espiritualidad tiene como principio motor: la multiforma actividad apostólica a partir de su experiencia personal de fe. Dios le concede, como don del Espíritu, una profunda experiencia de su amor infinito y de su infinita misericordia.

Según San Vicente Pallotti, la motivación más profunda para actuar es el amor infinito. Por eso el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, encuentra el sentido de su vida si permanece en el constante ejercicio del amor a los hombres y a Dios.

Esta vivencia del amor infinito del Padre, le permite a San Vicente,comprender las raíces más profundas de Jesucristo como el Apóstol del Padre.

La experiencia de este amor infinito lleva a San Vicente a realizar cada actividad durante su vida derivada de ese amor del Padre y de su amor salvífico y redentor por los hombres.

En San Vicente la eficiencia apostólica de todo bautizado está en vivir, a imitación de Cristo, el amor del Padre y el amor al prójimo. El amor es para Vicente Pallotti, el único motivo que empuja a quien así lo quiera se disponga a colaborar en el apostolado, para ello el seguimiento de Jesús y la participación en su misión salvífica, de salvar a todo hombre son irrenunciablemente inseparables. Y así cómo todos son llamados a seguirlo, también todos tienen el mismo deber apostólico.

En San Vicente, María, después de Jesucristo, es el modelo más perfecto del verdadero apostolado y de la perfecta caridad habiendo dedicado toda su vida a la mayor gloria de Dios y a la salvación de las almas en tal grado que supera en mérito al mismo celo apostólico de los Apóstoles. Así, San Vicente, logra introducir en las letanías a María el título de María, Reina de los Apóstoles , como modelo ejemplar de eficacia del apóstol siempre fiel.

La experiencia profunda del Dios amor y misericordia infinita lleva a San Vicente Pallotti a ver las necesidades urgentes de la Iglesia en su tiempo. Así a través del infinito amor infinito de Dios como lo experimentara Vicente, el Espíritu Santo hace nacer en él una obra en la que todos los bautizados participen en la misión de la Iglesia unidos en la realización de un fin común. El Apostolado Católico, sueño de Dios llevado a la realidad en San Vicente, es llamar a hacer lo que cada uno puede y debe hacer para la mayor gloria de Dios y para la salvación propia y de los otros.

Así nace un 4 de abril de 1835 oficialmente la obra soñada por San Vicente Pallotti, cuando el Vicario de Roma, Cardenal Carlo Odescalchi, quién concede a la Pía Unión del Apostolado Católico toda bendición.

San Vicente con la Unión del Apostolado Católico no desea crear una nueva institución en la Iglesia, sino, confirmar las ya existentes y hacer más eficaz su apostolado, sirviendo con incansable amor, trabajando,donde sea posible, junto a los demás en el apostolado y promoviendo la unidad. Según Vicente, la unidad de la Unión del Apostolado Católico se funda en el compromiso de vivir el amor y el celo apostólico y por eso lo que los debe reunir es la caridad emulante con un mínimo de organización.

Hoy como en su tiempo las necesidades de este sueño concretado en los hechos a través del Decreto del Pontificium Consilium Pro Laicis, tiene la misma o mayor actualidad.

Festejar hoy el nacimiento de San Vicente Pallotti y con él el sueño de Dios es una bendición para todos los que formamos parte de la Unión del Apostolado Católico, como de todos aquellos que sientan el llamado en sí mismos de Dios y su urgencia de llevar la salvación a todos los hombres.

Feliz día para todos y que Dios nos conceda abundancia de amor en nuestros corazones para ser parte activa de este bendito sueño nacido del infinito amor infinito del Padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.