GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

12 may. 2012

DIOS, para el hombre de hoy: ¿Una utopia?

Cristo muerto

Dios, tan sólo una palabra para muchos y para muchos otros: LA VIDA.
Desde tiempos inmemorables, se ha querido "matar a Dios".
Dios a pesar de que algunos "mataron al que nos traía La Vida", sigue amándonos hasta lo inconmensurable.
Inconmensurable, porque no tiene palabra que defina la Totalidad de su Amor. San Vicente Pallotti, pudo expresar de Él, que es "el infinito amor infinito", término que puede abarcar mucho y a la vez todo.
En el mundo de hoy, dónde todos, unos de una manera y otros de otra, buscamos prácticamente lo mismo, no acertamos a dar con el "modelo" que haga la vida Vida para todos y no sólo para unos pocos.
El punto de partida es que si tomamos como ejemplo una línea recta, y en lugar de partir del punto 0, lo hacemos del punto mil, esto es sin tomar en cuenta a Dios, sino, tomando en cuenta lo que el hombre puede hacer, nunca vamos a lograr cambiar el rumbo de nuestras vidas.
Muchos han matado a Cristo en su corazón, creyendo matar a Dios en él. Pero lo que han conseguido es matar el sentido de la vida dentro de ellos, no a Dios. Dios no puede ser muerto, Dios no puede ser eliminado, coartado, expulsado: sólo puede ser dejado de lado por una elección personal: la individual, la propia. Y aún así Él seguirá vivo. Sólo que no podrá actuar por la decisión del que asumió: matarlo, expulsarlo, negarlo, eliminarlo dentro suyo.
Éstos que han elegido ser "dioses ellos mismos", jamás podrán erradicar la verdad de un Jesús muerto y un Cristo resucitado. Uno y el mismo. Jesús y Cristo. Ambos Dios en la tierra. Ambos la unidad perfecta del amor del Padre.
A pesar de haber matado a "Jesús" la incomprensión del hombre -genéricamente hablando-, El Padre, Dios, lo ha convertido en Cristo. El que vino como "Salvador", se ha convertido en "La Salvación". Fuente de Vida Plena para todo ser humano. Fuente de Gracia para todo el que le acoge. Aún "Fuente de Salvación" para el que amando y obrando por amor no le conoce.
Si anhelamos un mundo nuevo, dónde la dignidad del hombre sea una realidad, sólo podremos alcanzarlo si al partir del punto 0, ponemos a Dios en nuestras vidas. Él es la fuente de dónde nace la Salvación, la Dignidad del ser humano y de toda la creación; nosotros sólo somos o podemos ser sus hacedores en este mundo que nos ha regalado.
Éste Jesús muerto, Dios lo ha resucitado: Cristo es Vida Plena para aquel que lo desee.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.