GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

13 may. 2012

EL MUNDO VA A CAMBIAR, TEN CONFIANZA EN EL AMOR


YO CANTO AL SEÑOR PORQUE ES GRANDE
me alegro en el Dios que me salva;
feliz me dirán las naciones;
en mí descansó su mirada.

Unidos a todos los pueblos cantamos
al Dios que nos salva.

Él hizo en mí obras grandes,
su amor es más fuerte que el tiempo;
triunfó sobre el mal de este mundo,
derriba a los hombres soberbios.
Unidos a todos los pueblos cantamos
al Dios que nos salva.

No quiere el poder de unos pocos,
del polvo a los pobres levanta;
dio pan a los hombres hambrientos,
dejando a los ricos sin nada.
Unidos a todos los pueblos cantamos
al Dios que nos salva.
Libera a todos los hombres,
cumpliendo la eterna promesa
que hizo en favor de su pueblo;
los pueblos de toda la tierra.
Unidos a todos los pueblos cantamos
al Dios que nos salva.
REFLEXIÓN

Cuando Dios nos habla de dejar a los ricos sin nada, dice de aquéllos que tienen lleno su corazón de lo que consideran como "riquezas" mientras que dice de los "pobres" a los que se consideran en su humildad que sin Él nada son. Despecha a los hombres soberbios, a aquéllos que teniendo poder sobre otros lo ejercen sin control ni medida, con opresión y con terror. Él llama a vivir en su Amor. Amor que trae a todos los que vivimos, no excluye de su corazón a nadie y anhela que éste sea el cambio que haga posible que todos los seres humanos y toda la creación VIVA EN LA PLENA DIGNIDAD que Él nos regaló en Cristo y en María. Su amor sigue derramándose por toda la tierra. Aún en aquéllos que no lo conocen pero que obran por amor en su corazón. En ese amor humano, vive el AMOR DIVINO. Cristo es para todos, porque el Amor de Dios que Cristo nos trajo es sin límites, ni medidas, sin alturas, ni profundidades. Hombres,Mujeres; ancianos y jóvenes: todos son su esperanza. Hay luz en el mundo, porque Él es la Luz del Mundo y su Amor en el Espíritu Santo sopla donde quiere. No seamos como los fariseos ni los doctores de antaño, no juzguemos a nuestros hermanos, aprendamos a vivir en el amor de Dios que todo lo une y nada separa. Yo creo que podemos ser los instrumentos de ese cambio, de un mundo donde todos vivamos, humanos y animales, creación toda en la dignidad en la que fuimos creados. Porque Él, Jesús, Cristo venció la muerte y el mal de este mundo. Sólo tenemos que dejarnos amar por Él y vivir en su infinita misericordia. Así no habrá derechas ni izquierdas, ni guerras para mantener la paz, existirá un mundo donde toda respuesta sea siempre el respeto a la plena dignidad. Para Dios nada hay que sea imposible. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.