GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

29 jul. 2012

EL DOLOR DE LOS INDEFENSOS

El dolor de los indefensos ante un mundo en crisis.

Leyendo lo más que puedo acerca de los sucesos en mi país y en el mundo no deja de impactarme en estos días de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el dolor de los indefensos. La crisis que comenzó afectando a Estados Unidos y a Europa no parece ceder. Sin embargo los gobiernos se preocupan desesperadamente por atender y socorrer los bancos y mantener la Zona Euro a como de lugar.

El mundo no se limita a Estados Unidos y Europa, y sin embargo toda la atención desde los más grandes a los más pequeños miran cuáles serán y son ya las consecuencias de tanta especulación y malas gestiones. La responsabilidad es sin duda de quienes gestionan los intereses públicos, pero, lo es más aún de un sistema de vida que nos hemos dado de espaldas a los que siguen sufriendo sin que nadie repare en ellos.

Hoy leía que en España la crisis ha ido afectando a aquellas familias que tienen niños bajo su custodia o amparo a las que el Estado subvenciona a fin de que se hagan cargo de su sustento. Estos niños hoy están en riesgo de volver a su estado anterior "devueltos" como si fueran "objetos" y no seres humanos con graves problemas, entre ellos el haber sufrido varios abandonos. Y hoy, expuestos a un nuevo abandono. Ser entregados a las distintas instituciones de donde partieron.

Recorriendo las distintas sociedades a través de la información, miles de millones de personas padecen de un abandono total y la crisis que debería darnos a pensarnos de una forma nueva por el momento nos mantiene sumidos en la parálisis y el intento de hacer malabarismos para sostener un sistema de vida que ha llegado a su fin.

El exceso de individualismo y el egoísmo al que nos ha llevado son las razones y principales causas de la crisis que el mundo enfrenta. Mientras todo era "consumismo y adquisición de un supuesto bienestar" la verdadera crisis pasaba a nuestro costado y no la mirábamos (salvo algunos pocos que siempre están allí para otros) por si al detenernos a ver nos fuera a contagiar. Y como dice el dicho: si llegó a tu vecino también te ha de tocar a ti. 

Es momento de reflexionar, de mirar, de repensarnos como sociedad humana. De reconstruir los valores esenciales que sustentan la vida. Es nuestra oportunidad para acabar con el menoscabo de tantos que llevan sufriendo desde siempre el desamparo.Podemos hacerlo. No si las soluciones siguen pasando por los mismos esquemas que son en definitiva los que nos han llevado a vivir lo que siempre han estado viviendo "otros" y nos ha tocado a nosotros.

¿Es genuino querer rescatar sistemas financieros, especulativos cuando se puede a pesar del sacrificio que tendremos que hacer, crear una sociedad más justa, solidaria, equitativa? En definitiva más digna.

El dolor de los indefensos de siempre nos reclama. Nos llama a dejar de lado estructuras de pensamiento que vienen del egoísmo, del individualismo, del narcisismo, del egocentrismo. 

Es nuestra hora. La hora de la humanidad. La hora del encuentro con los verdaderos valores. Dejando de culparnos unos a otros y de encontrar más puntos de desunión que de unión. Es hora de hacer sintiendo la responsabilidad que como partes de la sociedad humana tenemos todos en este dolor de los indefensos que ha dejado de gemir y muere en la indiferencia más absoluta de los sistemas que nosotros mismos hemos creado.

No es una obra imposible, sólo alcanza con mirar al otro y junto al otro comenzar a vernos como "seres humanos con los mismos derechos y oportunidades", alcanza si comenzamos ayudándonos unos a otros. Mirar la crisis actual como si una gran guerra devastadora nos hubiera alcanzado. Levantarnos y unirnos tras un fin común que va más allá de los intereses de las ideologías. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.