GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

10 nov. 2012

En las manos de otros, tu libertad.

El mundo ha vivido a lo largo de la historia de grandes complot o gigantescas conspiraciones. Que más da del lado que provengan. Lo único que importa es que tu libertad está en jaque. Sí tu libertad, mi libertad, la de todos. Desde las sombras, los grandes intereses corporativistas, los grandes intereses que manejan los gobiernos más poderosos del mundo proveen todo lo que es necesario para que tú simplemente seas fácilmente manipulable. 

Es difícil escaparse de la trampa. Es difícil discernir entre la verdad de los hechos y lo que nos quieren hacer creer como tales. No creas que en el juego del poder, unos son buenos y otros malos. Ambos juegan el mismo juego dónde tú no importas, más bien molestas si eres crítico e intentas ser un pensador libre y lo más objetivo posible. Y si lo eres e insistes en serlo, el mismo sistema te intentará sepultar. La propia sociedad de masas lo hará.¿Por qué? Porque la confrontas contra una realidad de la que quiere escapar, en la que pretende pasar desapercibida para no tener que asumir responsabilidades.

Es el mundo de la desintegración humana. Sumidos en la inmediatez de los propios problemas, nos volvemos incapaces de reflexionar cuánta responsabilidad tenemos en todo ésto.

Hoy nos debatimos entre una sociedad que niega y encapsula todo, y una sociedad (la más pequeña) que a pesar de todos los intentos por hacerla desaparecer, sigue su rumbo encaprichada en no ceder su calidad de seres humanos.

Cristo nos devolvió la calidad de hijos e hijas de Dios; Dios nos creó a su imagen y semejanza; y el Espíritu Santo nos da todas las capacidades que necesitamos para ser partícipes de la creación de su Reino, un reino que al decir de Jesús, no es de este mundo, pero que vive entre nosotros y del que formamos parte.

En las manos de otros, tu libertad.
Sólo si tú lo deseas, sólo si tu lo permites, sólo si tu la cedes.

Mi libertad está en Cristo, no en los gobiernos de turno, ni en los poderes que nos rigen o intentan hacerlo.
Mi libertad la construyo no escapando de la realidad que me rodea, pero tampoco permitiendo que ésta me absorba. La construyo en mi interior. Si mi libertad dependiera de lo que me dice el exterior, cambiaría constantemente entre estar prisionera o vivir una libertad pasajera.

Libertad es ser capaz de ver más allá de los acontecimientos inmediatos y hacer la diferencia. No existe libertad sin una educación pública gratuita que se ensanche tanto que de cabida a todos. Una educación donde lo principal sea formar seres humanos creativos, originales, únicos y dónde puedan expresarse en libertad, capaces de transformar un mundo que se apaga, en un mundo donde la vida resplandezca. 

Educar no es dar información. Es ayudar a desenvolver los talentos y virtudes originales de cada ser humano, respetando su esencia y su naturaleza. Educar va más allá de formar futuros profesionales, es hacer posible que cada niño acceda a todo lo necesario para que sea capaz de desarrollarse en todas sus potencias.

Sin educación no hay libertad, sin libertad no hay dignidad, sin dignidad el ser humano se convierte en esclavo de otro.

Pero la educación no debe sólo estar en manos del Estado, sino como complemento indispensable de lo que se debe recibir en el seno de la familia. 

Yo tuve esa oportunidad. Me desarrollé en un mundo donde todavía era posible acceder a una educación que a pesar de su creciente menoscabo, propendía a gestar seres humanos pensantes, capaces de ser críticos, de absorber la belleza, de soñar y crear. En medio de un mundo tumultuoso que buscaba apagar mi condición de ser humano, todavía podía impedirlo.

Hoy es todavía posible cambiar el rumbo de los acontecimientos. No importa cuántos sean los intereses que se opongan a ello, todavía es posible hacer la diferencia. De ti depende, de ti familia, padre, madre, de ti depende. En tus manos está la diferencia. De ti depende salir de la modorra que está matando a las nuevas generaciones llevándolas a la esclavitud, porque en las manos de otros está su libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.