GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

29 dic. 2012

NAVIDAD Y EL AMOR

Navidad.
¿Cuál es el significado más profundo de la Navidad?

En Navidad se festejan muchas cosas: la reunión de la familia y esto aunque parezca banal es sin embargo muy importante. Navidad es el encuentro de todos los corazones que reunidos en familia, brindan por el acontecimiento más importante: el ser familia. 

Ser familia no es sólo el vínculo de sangre, es mucho más profundo. Familia es todo aquél al que sentimos de una manera muy singular: cercano a nuestro corazón. A veces, nuestra familia no es sólo la de sangre, o simplemente ni siquiera para muchos que lo han perdido todo, la familia lo es. Familia es la unión de todos los que siempre están para acercarnos el amor. Un amor que no es nuestro y que se da a través nuestro.

Esa familia puede ser de sangre, de un ser humano y sus amados hijos animales, de un ser humano y otros humanos que se acercaron por distintas circunstancias alrededor de un fuego prendido bajo el cielo y en medio de la nada, en un Monasterio rodeado de otros reunidos en torno a un mismo sentir: el amor a Dios.

¿Cuál es el significado más profundo de la Navidad para cada uno de nosotros?

Navidad, 24 a la noche y 25 de diciembre han quedado atrás. Las familias se han reunido. Han celebrado juntas, se han deseado: Feliz Navidad. Para que esto fuera posible, muchas familias han tenido que dejar atrás dolores muy profundos y heridas muy profundas. Sin embargo en estos días ya pasados, lo han conseguido. El sentimiento de la Navidad y su anterior Noche Buena lo han hecho posible.

Para muchos que viven momentos terribles, encarcelados, vejados por la ruindad de gobiernos opresores, totalitarios, que los tienen marginados, Navidad ha sido el sentimiento del amor compartido por las mismas circunstancias y dentro de un mismo dolor.

Navidad es también para otros el hambre compartida donde se encuentra el común denominador del dolor que padecen millones de seres humanos que sólo viven hoy de lo que sus propios cuerpos les van dejando o de alguna migaja o sobra que alguien les tira o a dejado en basurales, en las afueras de restaurantes en el mejor de los casos, o en la nada de países que siguen viviendo la mayor atrocidad de la sed y el hambre.

¿Cuál es el significado más profundo de la Navidad para cada uno de nosotros?

Navidad es también saber que a pesar de todos y cada uno de los más grandes sufrimientos, de la mayor indignidad a que un ser humano es expuesto, hay un profundo dolor que otros vivimos al sentirnos torturados por lo que otros viven, sin entender por qué los corazones no se abren para calmar ese dolor.

Para los creyentes en Dios como es mi caso, Navidad es sentir la inmensa gracia de un amor infinito que Dios a través de Cristo nos ha regalado para entregarlo a los demás. Buscar la forma de hacerlo. Encontrar los medios y mecanismos más afines a nuestros dones y circunstancias para que ese amor que nos fue regalado sin pedirnos nada a cambio también llegue a todo ser humano o criatura que no lo ha llegado a experimentar. Navidad es festejar que Dios encarnado en Jesús nos pone en nuestras manos la entrega de ese amor. Navidad es la certeza de que la "Salvación" es para todos en tanto podamos dejar de ser nuestros propios dioses y mirando hacia el único Dios verdadero, con nuestras miserias y egoísmos, mirar a todo hermano que sufre aquí y allá, y darlo de la manera que encontremos posible.

¿Hay amor sin abrazo? No. 
¿Hay entonces Navidad sin amor? No.
¿Hay Navidad sin abrazo? No.

¿Cuál ha sido tu Navidad? ¿A quién más allá de lo cercano y hasta incluso de lo difícil has abrazado con amor desinteresado? ¿Navidad es lo que nos sobrepasa para que sobrepase lo que nos separa? 

Por eso mi Navidad, en este año ha llegado después del 24 y 25 de diciembre. Ha llegado en la reflexión más profunda de lo que en mi han producido estas fechas. Por ese motivo no he escrito explícítamente sobre la Navidad y la Noche Buena como en otros años. No he podido hacerlo. He necesitado tiempo de encuentro. De un encuentro muy íntimo y personal con Cristo. Encuentro que se ha producido al tomar conciencia de tanto sufrimiento que se vive en la tierra y que Dios no quiere se viva. 

Por eso dejo estas reflexiones.
Por eso dejo mi sentir.
Por eso dejo que cada uno luego de estas fechas, luego del 24 y 25 de diciembre y antes de culminar el año 2012, antes del 31 de diciembre, nos haga cuestionar ¿Cuál fue el significado para cada uno de nosotros de esta Navidad? Creo que sólo así tendremos ocasión de celebrarla y cerrar un año de dolor y conflictos, de esperanzas y certezas, de haber hecho por otros y no haber hecho nada por nuestros egoísmos. El cierre del año 2012 en mi es sopesar todo esto. Y dar gracias a Dios desde lo más profundo de mi corazón por haber puesto en mi todos estos cuestionamientos y celebrar que Él siempre está, siempre está a pesar de mi corazón cerrado y en el de muchos también cerrados, está en el corazón de tantos otros que han abierto el suyo para darlo a los que sufren por razón de nuestro egoísmo, omisión, negligencia, desaprensión. Saber que Él que siempre Está, siempre llega. Viene para abrir nuestros corazones y hacernos extender nuestros brazos, y empujar nuestros sentimientos al encuentro de los que tanto necesitan de un te quiero y un abrazo apretado. 

Feliz Navidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.