GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

30 dic. 2012

Vísperas de Fin de Año 2012 y Día de la Sagrada Familia

Nos encontramos una vez más ante las vísperas de la culminación de un nuevo año y en el Día de la Sagrada Familia.

Mucho para agradecer a Dios y su infinito amor infinito. Mucho para agradecer a Dios y su infinita Misericordia.

2012 ha sido un año cargado de significados nuevos. De tiempos culminados, otros por cerrar aún, y de muchos nuevos que Dios ha abierto. 

2012 tiempo de finales y principios. Tiempo de maduración de mi fe. De cambios y transformaciones. De un aprendizaje duro, difícil y necesario a la vez.

2012 y un mundo que comienza a perfilar un cambio drástico, rotundo, contundente, sin inflecciones. Año que finaliza colmado de expectativas, incertidumbres, en algunos miedo y en otros esperanzas.

2012 el abismo ante la crisis económica, humana, de valores esenciales y primordiales que nos pone ante una única posibilidad: asumir que nos hemos equivocado.

2012 un año que necesita a todas luces ser reflexionado. Parar, detener por un instante nuestro pequeño mundo y mirar el ancho que nos ha dejado de ser ajeno por la Gracia de Dios.

2012 tiempo donde circularon mil versiones del Apocálipsis, el fin del mundo, las profecías mayas, el exterminio para unos y el cambio de conciencia para otros que se abriría a pesar nuestro.

2012 todavía no concluye. Falta un día completo. Una acción nuestra puede ser el inicio de un mundo nuevo a partir del último día de este año.

2012 y un mundo que nos aguarda lleno de esperanzas, confiando en cada uno de nosotros y de nuestra apertura al amor más profundo que jamás podamos experimentar: DIOS.

2012 La Luz de Cristo que se abrió paso entre las tinieblas y nos vuelve a decir: Aquí estoy, con mis brazos abiertos.

2012 la responsabilidad de mirar hacia adentro y dejar de culpar el afuera. Asumir nuestros errores y hallar alegría en nuestros aciertos.

2012 mucho para agradecer a Dios y a Dios a través de los seres humanos.

2012 un año de revisiones, para comenzar un nuevo ciclo más comprometidos con el sufrimiento de todas las criaturas humanas, animales, de la naturaleza que son parte nuestra, somos nosotros mismos y forman parte del inmenso regalo de Dios.

2012, en sus vísperas nos recuerda la importancia de la Sagrada Familia. Del comprender la importancia de la pequeña familia, pero más aún de sabernos partícipes de la Gran Familia, todo lo creado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.