GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

5 ene. 2013

Día de Reyes, 5 de enero, Reyes Magos

Oprime el alma ver cómo día a día vamos perdiendo el norte de nuestra brújula. Día de Reyes supe disfrutarlo de niña hasta que me convertí en adulto. Hoy veo cuán profundo es el error de quienes se suman a que el Día de Reyes se un día en que se reciben regalos. Comercio puro que nos ha arrastrado a denigrarnos en la falta de espiritualidad y búsqueda de la trascendencia.

Regalamos juguetes y desdibujamos corazones. Regalamos juguetes y perdemos el sentido de lo importante del ser humano, su sentido de la trascendencia. Compramos corazones a cambio de nada. Inflamos la panza de un sistema que está destruyendo el mundo convirtiéndonos en robots sin más sentido que el de vivir un mundo sin valores.

¿Cómo le explicaremos a los que nada reciben porque nada tienen, que hay un Dios que los ama y que los juguetes no son el significado de Reyes? Qué el responsable de su hambre, dolor, no es Dios, sino, el ser humano que ha convertido lo más precioso en mercancía quitando toda posibilidad de salida.

Juguetes ¿Qué son frente a la riqueza de regalar un "DERECHO"? El derecho a la "DIGNIDAD" que no se regala con juguetes. Ni tampoco haciendo campañas de juguetes en Reyes para los que nada poseen y a los que se quiere comprar su inocencia y su dignidad otorgando migajas que sólo duran un día.

Dios no regala migajas. El hombre lo hace. El ser humano lo hace confundiendo o mejor dicho queriendo eliminar de la vida de los seres humanos la mayor riqueza a la que podemos aspirar: Un Dios que nos ama.

Culpamos a Dios o lo eliminamos de nuestra existencia. Es nuestra la responsabilidad de un mundo que sigue siendo tan ancho como ajeno. Dónde el dolor, el hambre, la falta de libertad, la opresión, la esclavitud nos siguen siendo tan ajenas hoy como tal vez antes no lo fueron.

Los cristianos somos los más responsables porque seguimos sin vivir al Dios verdadero. Este Dios que a través de Juan el Bautista clamó en el desierto y murió enseñando el verdadero sentido del amor, sigue hoy sin poder encontrar eco en la mayoría de los corazones de los que nos decimos cristianos.

Día de Reyes, es el momento culminante en el que Dios hecho hombre manifiesta todo su amor y los pocos lo reconocen para felicidad de los muchos. ¿No debería ser diferente? ¿No ha llegado la hora de que los muchos reconozcan ese amor tan poco reconocido? Regalemos juguetes cristianos, así se siguen adormeciendo las almas y las conciencias se acallan. Detengamos así el movimiento al que somos llevados por el Espíritu Santo.

Regalemos juguetes en el Día de Reyes cristianos, así habrá un Dios que sólo es para los ricos y dolor para los pobres que sufren nuestro egoísmo, desinterés y abandono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.