GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

1 ene. 2013

FELIZ AÑO NUEVO 2013

Feliz Año Nuevo 2013

El primer día del año lo celebramos junto a María.
Virgen Santísima
Madre de Dios

Hoy, el primer día del año, en que celebramos a María, en la Solemnidad de María, Madre de Dios, quiero viajar a través de la imaginación, a un tiempo distinto, y sin embargo muy parecido al que hoy vivimos.

Imagino a María, ya madre de Jesús, comenzando un tiempo nuevo, diferente, con tantas incertidumbres como las que hoy tenemos cada uno de nosotros ante este nuevo año 2013 que se nos presenta con grandes interrogantes. Los mismos interrogantes que María sin lugar a dudas experimentó. Todo era nuevo para ella. Lo que no era nuevo era su confianza en Dios y la certeza de que en su vientre se había encarnado. En sus brazos acunaba al Hijo de Dios, al Mesías, Al Dios que siempre Está. 

La veo sumida en la preocupación ante el tener que huir de su tierra por la persecución de los que no reconocen el amor y lo proscriben. Como hoy en tantos seres humanos que padecen el destierro, la huida, la vida en refugios, la persecución, el encarcelamiento, la tortura, el miedo y la muerte y por los mismos motivos vividos por María.

La veo transitando el dolor de ver tanta incomprensión, tanta indiferencia, tanto egoísmo, tanto abuso de poder. Como hoy lo sufren y padecen millones de seres humanos, animales, naturaleza toda. 

La veo sin embargo con lo que a muchos en este tiempo nos falta: Certeza del amor de Dios. Su fe y el conocimiento de Dios que sabía que la amaba y jamás la abandonaría cualquiera fuera lo que tuviera que vivir. Y María lo sabía. Sospechaba cuán duro sería el camino, porque desde un principio al saberse Madre del Salvador, intuía lo que vendría.

Por eso en este primer día de un nuevo tiempo que se nos regala en un nuevo año, y sin dejar atrás todo lo vivido, sino, tratando de aprender de todo ello, mirar el presente es mirar el futuro. Hacer hoy es hacer el futuro. Transformarnos hoy, es transformar el futuro.

¿Qué nos falta, que tenía María? La certeza del amor de Dios. Y esa falta de certeza no nos permite llenarnos del amor de Dios. Como todo amor debe ser libremente aceptado. Así el amor de Dios que se derrama sobre cada uno de todos los seres humanos, para poderlo vivir y entregar, debe ser libremente aceptado. Podemos amar de múltiples maneras, y nuestro amor siempre le pertenecerá, porque Él es El Amor, su esencia pero nunca podremos dejar actuar todo ese amor si no somos capaces como María de decir: SI.

Este nuevo año nos regala esa nueva oportunidad: Decir SI al amor infinito de DIOS. Saberlo cercano a cada uno, haciendo de un mundo ancho cada día más cercano.

Comprender en lo profundo de nuestro corazón que Dios no envía pruebas de dolor ni las quiere para nosotros. Los humanos elegimos el camino y debemos aceptar sus consecuencias. Cada acto, omisión, negligencia en nosotros es un rumbo que decidimos tomar. Y lo podemos modificar. Podemos hacerlo distinto porque Dios en su generosidad nos lo permite vivir para poder construir junto con él una vasija nueva con todo lo equivocado que hayamos podido generar.

Que así sea desde el primer día de este año 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.