GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

30 ene. 2013

Jaque a la Vida y el apoyo a los políticos corruptos


Jaque a la vida.
No hay otra posibilidad que exprese mejor, el terrible hostigamiento en contra de la vida que padece hoy la humanidad.

Por todas partes surgen legislaciones contrarias a la vida y lo que espanta es ver a las personas: mujeres y hombres, apoyarlas y manifestarse a favor de ellas como si de ello les fuera la vida. Extraña realidad la de hoy. Sí, les va la vida. Sólo que no lo ven. Se les va en estas monstruosas leyes la vida de la humanidad futura.

Hoy leía una Petición para firmar con urgencia que me hizo llegar HazteOir.org para detener la votación favorable en Panamá de la "Esterilización en niñas y jóvenes". Sí, así de terrible. Hablamos de "esterilización" como en los otrora campos nazis y los nuevos de hoy que pululan sin que tampoco nadie quiera hablar de ellos.

Ayer una increíble discusión en una plataforma activista de la que formo parte: se discutía sobre la "obligación impuesta a mujeres etíopes que piden ingresar a Israel como ciudadanos de ser previamente inyectadas con el anticonceptivo Depo-provera" y de hacerles un seguimiento para el control de la natalidad". Inmensa mayoría, casi diría aplastante mayoría coincidía en la necesidad de que ésto se aplicara y que el control de la natalidad debe ser una política de estado en esa parte del mundo considerada "pobre e inculta y sin capacidad para otra cosa que tener hijos". Esta es la expresión de los que se consideran "Cultos y desarrollados".

La ley Pro-aborto se ha generalizado en gran parte de los países y sigue sumando más.
La legitimación de los derechos exclusivos de la mujer sobre su cuerpo y el de otro que lleve dentro, prolifera y si no piensas así, o bien "no defiendes los derechos de la mujer y por tanto estás en contra de ella" o eres "retrasada mental".

La promoción propagandística en todos los medios de prensa de la aceptación de un nuevo modelo de "familia" la compuesta por dos de igual sexo, incapaces para gestar una nueva vida.

La complicidad política mundial que ya sin sutilezas grita al mundo a través de distintos grupos políticos y activistas: Control de la natalidad o el planeta no podrá sostenernos a todos y caeremos derrotados por una hambruna masiva. Una mentira repetida mil veces que el egoísmo humano ha convertido en realidad en millones de personas "sin cerebro" para tomar distancia y poder ver con objetividad cual es la realidad del por qué hay hambre y millones mueren por ella. No se detienen a pensar de que modo el estilo de vida consumista, egoísta, falto de amor, de sensibilidad, ha generado políticas de control del mercado que impiden que el hambre sea satisfecha.

Muerte, muerte, muerte todos los días. Cada segundo una vida se pierde. Se mata.
Miles de criaturas no nacen. Miles de mujeres son obligadas a matar la vida que llevan dentro.

Apoyar todas estas mentiras que sostienen los grandes grupos económicos no dispuestos a cambiar nada y los políticos corruptos y conniventes que los apoyan a cambio de una porción de la torta, nos hace ser tan corruptos, conniventes y asesinos como ellos.

Sacarnos las caretas. Dejar de mentirnos. La humanidad no muere porque otros nazcan. Los países más pobres tienen hijos que viven en la pobreza más humillante, en la indignidad más profunda porque tanto el colonialismo como el imperialismo, tanto las derechas como las izquierdas allí los han dejado. Usados como esclavos para por un centavo de dólar al mes fabriquen lo que usamos y usa el mundo capitalista como el socialista. Esclavos a los que metemos en minas para robarles la riqueza de sus suelos.

Luego la otra gran mentira: la mujer tiene derecho exclusivo sobre su cuerpo. Yo me pregunto ¿y quién se lo otorgó?

Como hija, ¿no tiene responsabilidad hacia sus padres?
Como madre, ¿no tiene responsabilidad hacia sus hijos?
Como hermana, ¿no tiene responsabilidad hacia sus hermanos?
Como amiga, ¿no tiene responsabilidad hacia sus amigos?
Como mujer, ¿no tiene responsabilidad hacia su propio ser?
Como esposa, no tiene responsabilidad hacia su esposo?

Jamás ningún ser humano tiene sobre sí un derecho exclusivo ya que ese derecho está limitado por la responsabilidad que nos llama el compartir la vida en comunidad, sociedad, familia, grupo.

La mujer tiene derecho a disfrutar su sexualidad, sí, no lo discuto. Y en esto no comparto la visión en mucho de la Iglesia a la que amo. Pero el disfrute de esa sexualidad no puede ser "bestializado". No puede llevar a actos irresponsables, a conductas violatorias de los derechos inalienables de la vida de otro.

Bestializar la sexualidad es llevar la sexualidad al mero goce físico, restando el valor más importante capaz de elevar la dignidad del ser humano a ser llamado PERSONA, que es la vivencia del amor. Pero esto es otro tema, para otro momento.

Si no despertamos y vemos en lo que nos hemos convertido, no habrá vida que vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.