GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

18 ene. 2013

Las reliquias de una verdad

¡Qué extraños somos los seres humanos? Atravesamos guerras, sufrimos las muertes, mutilaciones, extravíos, locura, desamparo, violaciones, desgarros, separaciones y sin embargo una y otra vez las volvemos a repetir. Sin posibilidad de concebir una vida con dignidad para todos, el enfrentamiento de nuestra propia razón de ser, nos convierte en enemigos. Enemigos en la cultura, enemigos en la vida cotidiana, enemigos en la política, enemigos... ¿Cuántos enemigos construimos y a cuántos enemigos creados nos sumamos?

La vida se ha convertido en: "las reliquias de una verdad", de una verdad olvidada.

La muerte por todos lados. La vida sin lugar o cabida.
Millones muriendo o millones matando.
Seres humanos sin rumbo llevan a otros a vivir en su propio mundo virtual creado.
Seres que no ven, sino que mirando siguen de largo.
Seres que no escuchan, sino que oyendo tapan los oídos para no asumir su responsabilidad.
Seres que no sufren el dolor del otro, dejando encerrados y sin palabras al que necesita de consuelo.

La vida la hemos convertido en: "las reliquias de una verdad", de una verdad destruida.

¿Quién tiene la verdad? La verdad escondida en aquellas reliquias. El que es capaz de huir de la necedad de un mundo y una sociedad llena de artilugios y engaños, trampas y traiciones, de amiguismos falsos y de falsos amigos. El que está dispuesto a no ser amado por amar como dicen hoy: demasiado. ¡Qué falso presupuesto: ¿acaso se puede amar demasiado?!

Las reliquias de una verdad me dicen: No mires atrás, sigue aún en este mundo virtual, intentando llevar el amor verdadero. No permitas que te suman en las trampas que una tras otra van creando banderas que sólo miran sus propios intereses mezquinos. Sigue, sigue, sigue....

Asume compromisos aunque otros no lo hagan.
¡Qué otros te llamen "loca, necia, aburrida" mientras levantas la premisa del valor de la vida!

Suma, y la suma es lenta.
Resta al que tus manos y pies quiere atar, queriendo cerrar tu boca y sumar a la mentira.
Despierta que todavía falta mucho por rescatar aquéllas reliquias de la verdad hoy dormidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.