GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

14 feb. 2013

BENEDICTO XVI y lo que ha dejado en mi

Benedicto XVI
Momento de su asunción como Sumo Pontífice de la Iglesia

a su

Su Renuncia el 11 de febrero de 2013
Día de La Virgen de Lourdes
Día Mundial de los Enfermos

No me voy a detener en todo cuanto ya se ha dicho y escrito acerca del momento, circunstancias y motivos que generaron la renuncia del Papa Benedicto XVI. Ni tampoco acerca de las profecías de San Malaquías.

Quiero referirme a los que poco se lee, a lo que poco se escucha. A lo que en verdad fue el Ministerio de Benedicto XVI, en mi opinión el Papa que luego de San Pablo en tiempos de grandes definiciones para la incipiente Iglesia, luego de Juan XXIII el Papa que obligó practicamente a los obispos a participar del Concilio Vaticano II, trás insistir inclaudicablemente y pese a la oposición y confrontación que sufrió por casi 4 años para que el mismo fracasara, Benedicto XVI marca una profunda huella en la Iglesia del tiempo presente.

Benedicto XVI que entre otras fortalezas dejó implementadas la nada despreciable legislación acerca de los abusos sexuales cometidos por los sacerdotes u obispos de la grey católica, deja también un acto trascendente para la vida futura de la Iglesia del siglo XXI, siendo éste el primer Pontífice que firma el convenio de transparencia bancaria que pondrá en camino una nueva modalidad del control de las finanzas y de su procedencia. Tema tan escabroso como que hasta ese día en que estampó su firma, muchos Papas quisieron y no llevaron adelante.

Benedicto XVI sin embargo se le escapa a la gente. En medio del barullo que la prensa amarillista quiere golpearle, dónde han surgido lo que nunca antes todos los sinsabores y amargas oscuridades de procederes de la Iglesia, Benedicto XVI se le escapa a la gente. No porque él se escape, sino, porque la gente lo pierde entre la enmarañada estrategia de grandes poderes que conspiran para que su figura y lo hecho se pierda y diluya en medio de la mediocridad y la falta de profundidad que hoy nos envuelve.

Benedicto XVI a los que podemos o intentamos escapar de tanta basura escrita, de tanta mentira o medias verdades dichas, de tantas palabras que se sueltan provocando la duda o por lo pronto intentando generarla, nos hemos enriquecido.

Benedicto XVI nos ha enseñado a unir el camino de la fe y la razón. A entender y comprender la verdadera naturaleza de las enseñanzas de Jesús, a afirmar y profundizar en nuestro interior la fe y salir de la infancia en la que estamos todavía por muchos sumergida.

Benedicto XVI con un carisma no entendido en estos tiempos, es muy por lo lejos, el Papa del Siglo XXI, su impronta, su verdadera transformación iniciada y en mucho realizada en los cimientos más profundos de la Iglesia Católica, sólo se podrán ver con el prisma de aquellos que no se dejen envolver en la mentira y el engaño.

Benedicto XVI con su conocido accionar de bajo perfil sin embargo ha suscitado un antes y un después en las bases de la catolicidad. Ha llevado la fe hacia su verdadero centro. Hoy muchos podemos ubicarnos en lo que él mismo ha llamado "cristocentrismo". Sí, nuestra fe se había diluido entre la vivencia de una religiosidad que se estaba convirtiendo en pagana. Horroriza lo que digo? Es la verdad más cruel por la que atravesamos los católicos cristianos.

Benedicto XVI, mariano desde su corazón, es Cristocéntrico en su fe. Y ésto nos ha transmitido con su ejemplo, con su prédica, con sus encíclicas, con sus libros, con sus homilías. Ya la esperanza y la certeza no irán a tierras infértiles. Los cristianos católicos estamos llamados a dejar los ídolos que se han ido construyendo a lo largo del tiempo. Mirar a los santos para aprender de ellos, estudiar y comprender su mirada de Cristo, sin convertirlos por ellos en "salvadores o milagreros" en los nuevos ídolos con pie de barro en que los hemos transformados y en gran parte responsabilidad de la propia Institución Iglesia y sus distintas congregaciones.

Benedicto XVI, ha llevado nuestra mirada, nuestro corazón y nuestra certeza hacia El Salvador, hacia Cristo. Nos ha devuelto al verdadero discipulado. Nos ha convertido en verdaderos hijos de Dios a los que nos hemos dejado moldear por su hacer y sus enseñanzas. 

Benedicto XVI, ha devuelto a la catolicidad a su Señor y Salvador, al verdadero Dios hecho hombre, presente y vivo. Ha despojado la banalidad del milagro, para transformarlo en lo que ES. Dios. No un hacedor de milagros. No un Todopoderoso que nos maneja a su gusto y antojo creado por nuestra incapacidad de comprensión del maravilloso regalo de habernos hecho a "su imagen y semejanza" haciéndonos responsables de nuestra libertad, del ejercicio de la misma y por tanto de las consecuencias que cada acto nuestro trae aparejado, sin por ello quitarle ni una pizca de su infinito amor infinito, de su infinita misericordia infinita al decir de San Vicente Pallotti, que actúa cada vez que somos capaces de entregar nuestro día a día en sus manos.

Benedicto XVI, ha traído al verdadero Señor de Señores a la mesa de la vida cotidiana. Lo ha hecho presente, tal como nunca debió dejar de serlo. El Mesías, El Salvador, El que es fuente de Vida. 

Benedicto XVI ha generado la nueva revolución espiritual. Nos obliga a repensarnos, nos mueve a la búsqueda de la verdad. Nos guía hacia el encuentro que jamás debió de ser: Cristo, Cristo, Cristo antes, durante y después en cada instante de nuestra vida.

Su renuncia, meditada, dialogada con Cristo, guiado por el Espíritu Santo convoca a un acto profundo de reflexión. Es una generosa enseñanza de un corazón entregado al amor de Cristo y desprendido de las ansias de poder. Es, un vuelco en la balanza. Nos confronta, nos pregunta, cuestiona: el que quiera ser él más grande, deberá aprender a ser el más pequeño entre sus hermanos. El que busca el poder deberá aprender a ser servidor. Deberá aprender a lavar los pies de aquellos a quienes pretende guiar, conducir. Deberá ser servidor y no servido. Confrontando con esta decisión no sólo a cada uno de los cristianos, sino, a los grandes gobernantes y poderes que rigen en el mundo y también que pretenden llevar el timón de la Iglesia.

Miércoles de Cenizas
13 de febrero de 2013
Vaticano

Última celebración Litúrgica de Benedicto XVI
como Sumo Pontífice de la Iglesia Católica

Homilía del Santo Padre
Benedicto XVI

Celebración de Inicio de la Cuaresma
Miércoles de Cenizas 2013
Completa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.