GEO TOLBAR MIS VISITANTES DE HOY

29 mar. 2013

VIERNES SANTO: ORACIÓN UNIVERSAL


Viernes Santo
ORACIÓN UNIVERSAL

El sacerdote dice antes de comenzar la oración universal:
Presentemos ahora nuestras súplicas a Dios Padre por Jesucristo, mediador nuestro. Él oró en la Cruz por todos. Él muestra en su cuerpo glorioso las llagas de su pasión. Él vive para siempre, intercediendo por nosotros; y hace suya nuestra plegaria: la oración de toda la Iglesia 

Por la santa Iglesia
Oremos, queridos hermanos, por la santa Iglesia de Dios, para que nuestro Dios y Señor le conceda la paz y la unidad, se digne protegerla en toda la tierra y nos conceda glorificarlo con una vida calma y serena.

Dios Todopoderoso y eterno,
Que en Cristo has revelado tu gloria a todas las naciones: protege la obra de tu misericordia, para que la Iglesia, extendida por toda la tierra, persevere con fe inquebrantable en la confesión de tu Nombre.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Por el Papa
Oremos también por nuestro santo Padre, el Papa Francisco, para que Dios nuestro Señor, que lo llamó al orden episcopal, lo asista y proteja en bien de su Iglesia, para gobernar al pueblo santo de Dios.

Dios todopoderoso y eterno,
con tu sabiduría ordenas todas las cosas;
escucha nuestra oración y protege al Papa que nos diste, para que el pueblo cristiano que tú gobiernas progrese siempre en la fe, guiado por su pastor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Por el pueblo de Dios y sus ministros
Oremos también por nuestro obispo (      ), por todos los obispos, presbíteros y diáconos de la Iglesia, y por todo el pueblo santo de Dios.

Dios Todopoderoso y eterno,
que con tu Espíritu santificas y gobiernas a la Iglesia, escucha nuestras súplicas por tus ministros para que, con la ayuda de tu gracia, todos te sirvan con fidelidad.
Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Por los catecúmenos
Oremos también por (nuestros) los catecúmenos, para que Dios nuestro Señor abra los oídos de sus corazones y les manifieste su misericordia, de manera que, perdonados sus pecados por medio del agua bautismal, sean incorporados a Jesucristo.

Dios Todopoderoso y eterno,
que fecundas sin cesar a tu Iglesia con nuevos miembros; 
acrecienta la fe y la sabiduría de nuestros catecúmenos, para que, renacidos en la fuente bautismal, sean contados entre tus hijos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Por la unidad de los cristianos
Oremos también por todos nuestros hermanos que creen en Cristo; para que Dios nuestro Señor reúna y conserve en su única Iglesia a quienes procuran vivir en la verdad.

Dios todopoderoso y eterno,
que congregas a quienes están dispersos y conservas en la comunión a quienes ya están unidos; mira con bondad el rebaño de tu Hijo, para que la integridad de la fe y el vínculo de la caridad reúnan a los que han sido consagrados por el único bautismo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Por los Judíos
Oremos también por el pueblo judío, a quien Dios nuestro Señor habló primero, para que se acreciente en ellos el amor de su Nombre y la fidelidad a su alianza.

Dios Todopoderoso y eterno,
que confiaste tus promesas a Abraham y a su descendencia, escucha con bondad las súplicas de tu Iglesia, para que el pueblo de la primera Alianza llegue a la plenitud de la salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Por quienes no creen en Cristo
Oremos igualmente por quienes no creen en Cristo, para que, iluminados por el Espíritu Santo, puedan también encontrar el camino de la salvación.

Dios Todopoderoso y eterno,
concede a quienes no creen en Cristo que, viviendo en tu presencia con sinceridad de corazón, encuentren la verdad; a nosotros, ayúdanos a progresar en la caridad fraterna y en el deseo de conocerte mejor; para ser ante el mundo, testigos más auténticos de tu amor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Por quienes no creen en Dios
Oremos también por quienes no conocen a Dios, para que, buscando con sinceridad lo que es recto, puedan llegar hasta él.

Dios todopoderoso y eterno,
tú has creado al hombre para que te buscara con ansia y hallara reposo al encontrarte; concede que todos, aun en medio de las dificultades, por los signos de tu amor y el testimonio de los creyentes, se alegren al reconocerte como único Dios verdadero y Padre de todos los hombres.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Por los gobernadores
Oremos también por los gobernadores de las naciones, para que Dios nuestro Señor guíe sus mentes y sus corazones, según su voluntad, hacia la paz verdadera y la libertad de todos.

Dios todopoderoso y eterno,
en tus manos están los corazones de los hombres y los derechos de las naciones,
asiste con bondad a nuestros gobernadores para que, con tu protección, afiancen en toda la tierra la prosperidad de los pueblos, la paz duradera y la libertad religiosa.
Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Por los que sufren
Oremos, hermanos, a Dios Padre todopoderoso, por todos los que sufren las consecuencias del pecado en el mundo, para que aleje las enfermedades, alimente a los que tienen hambre, redima a los encarcelados, libere de las injusticias a los oprimidos, dé seguridad a los viajeros, conceda el regreso a los ausentes, la salud a los enfermos y la salvación a los moribundos.

Dios todopoderoso y eterno,
consuelo de los afligidos y fuerza de los atribulados, lleguen hasta ti las súplicas de los que te invocan en cualquier necesidad, para que puedan alegrarse al experimentar la cercanía de tu misericordia.
Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, las opiniones más divergentes expuestas con respeto siempre pueden encontrar un común enriquecimiento.